Del anonimato de Twitter al Senado, Iñarritu cita al fiscal que le llamó «tontopolla»

Secuencia de hechos: Iñarritu denuncia el rechazo a la presencia de observadores internacionales en el juicio contra el 1-O. Una cuenta anónima le responde y le tilda de «tontopolla». Iñarritu da a conocer que tras esa cuenta se esconde un fiscal. Al poco, trasciende su identidad. El senador de EH Bildu lo cita en el Senado.

NAIZ|2019/01/30 09:00
Inarritu-fiskala
Registro de la convocatoria del fiscal en el Senado.

El @tenienteKaffee ha pasado en pocas horas del anonimato de Twitter a ser citado en el Senado español tras llamar «tontopolla» al senador de EH Bildu Jon Iñarritu.

Esta es la secuencia de los hechos:

28 de enero. Jon Iñarritu reacciona ante el rechazo de la fiscal general a la presencia de observadores internacionales en el juicio contra el 1-O.

13.12 del 29 de enero. La cuenta anónima @Teniente Kaffe le responde lo siguiente: «en España los juicios son en audiencia pública, tontopolla. No hace falta montar el espectáculo».

13.20. Iñarritu responde: «Señor fiscal, no se ponga nervioso y modere ese lenguaje, que no es propio de su cargo».

17.44. @TenienteKaffee, todavía en el anonimato, escribe: «El senador se ha enterado de algo que sabe medio Twitter y cree que me da miedo».

17.49. Tras un pequeño rifirrafe Iñarritu le propone comparecer en el Senado para debatir sobre cuentas verificadas, anónimas y profesionales.

18.22. El fiscal, todavía de manera anónima, responde: «mejor todavía, ponga el nombre y apellidos aquí mismo, y lo que registro yo es una denuncia en la Agencia de Protección de Datos».

18.39. Jon Iñarritu anuncia que ha solicitado la comparecencia en el Senado de «Jorge Bermúdez González, Fiscal Delegado adscrito al Servicio de Criminalidad Informática de la Fiscalía General del Estado, para informar sobre ciberdelitos»

20.20. El fiscal escribe sobre Iñarritu, «había insinuado que sabía quien era. A continuación, Larepublica.cat y sus sicarios se han encargado del resto...»

Finalmente, el fiscal abandona el anonimato y cambia el nombre de usuario por el suyo real, Jorge Bermúdez.

La actitud del fiscal ha sido denunciada por muchos usuarios en Twitter, entre ellos se encuentra Joaquín Urias, exletrado del Tribunal Constitucional español que en su reproche vuelve al tema principal, «¿Qué miedo hay a que alguien observe?»

El digital 'Larepublica.cat' viene publicando varios episodios similares, en este caso de jueces y juezas que insultan al independentismo desde cuentas anónimas en Twitter. Aquí podéis consultar las cinco entregas.