Rapinoe, la capitana de la selección de fútbol de Estados Unidos, que plantará a Trump

Megan Rapinoe, capitana de la selección de fútbol de Estados Unidos,  mantiene un tenso rifirafe con Donald Trump después de asegurar que declinará la invitación a ser recibida en la Casa Blanca.

NAIZ+|2019/07/10 12:57
Fraest
Megan Rapinoe ha marcado los cuatro últimos goles de su equipo. Lionel BONAVENTURE/AFP PHOTO

La capitana de la selección de fútbol de Estados Unidos, campeona del mundo, Megan Rapinoe mantiene un viral rifirafe con Donald Trump, después de que esta asegurara que no aceptará una invitación del presidente para visitar la Casa Blanca.

La futbolista nacida en California además de ser la capitana de la selección ganadora, ha sido premiada con la Bota de Oro por ser la máxima anotadora del torneo y también con el Balón de Oro, por ser la jugadora más valiosa. Rapinoe ha empleado su popularidad durante estas semanas, para alzar la voz para oponerse a varias de las políticas de Donald Trump.

«Yo diría que su mensaje está excluyendo a las personas. Me está excluyendo. Está excluyendo a las personas que se parecen a mí. Está excluyendo a las personas de color», apuntó la futbolista al asegurar que no acudiría a la Casa Blanca. Una vez ganado el mundial y ante las cámaras de distintos medios estadounidenses, Rapinoe siguió con su mensaje: «puede que haya sido genial para algunas personas y quizás Estados Unidos sea bueno para algunas personas en este momento, pero no lo es para suficientes estadounidenses en este mundo», resaltó.

La respuesta de Trump no tardó en llegar vía Twitter: «Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo», espetó.

Nada más conocer la victoria del equipo estadounidense, Trump felicitó a las jugadoras. Sin embargo, en el tuit no las invitaba a la Casa Blanca.

De no ir, no serían las primera jugadoras en rechazar la invitación de Trump. Entre las delegaciones que rechazaron la oferta se encuentran los Golden State Warriors de la NBA y los ganadores del Superbowl del año pasado, los Philadelphia Eagles de la NFL.