Erreportajea
 
De cesta punta, kale borroka y pelotaris en las trincheras

Un sicotrópico ¿reportaje? que asegura que en Catalunya se han usado ‘xisteras’ de cesta punta para lanzar objetos a las fuerzas policiales sirve para recuperar la historia de dos pelotaris vascos que exhibieron sus destrezas en las dos guerras mundiales.

Naiz|2019/10/23
Sare_victor_ithurria
Monumento en Sara en recuerdo a Victor Ithurria. (wikipedia)

El medio digital ‘El Confidencial’ se destapaba este pasado lunes con un ¿reportaje? sobre el «manual antisistema» supuestamente empleado por el «independentismo radical» en Barcelona.

Como es habitual, allí donde se trata sobre enfrentamientos callejeros no pueden faltar las alusiones a la influencia vasca, un condimento imprescindible en estas ensaladas. El problema es cuando a uno se le va la mano, como cuando se aliña con exceso de sal o vinagre.

El autor asegura que en Catalunya se han usado «guantes de cesta punta» para lanzar piedras u otros objetos contra la Policía.  Y añade que «este tipo de herramienta no la puede utilizar cualquiera, sino que se ha de ser un experto. De hecho, guantes así eran utilizados en la ‘kale borroka’ vasca».

Asevera que «fuentes relacionadas con la investigación de los alborotos» le han revelado que la utilización de estos «guantes» puede deberse a la «participación de ‘profesionales’ de la lucha callejera con experiencia en el País Vasco».

Lo cierto es que este uso de la cesta ya lo había descubierto Hollywood en su película ‘El desfiladero de la muerte’ (1959), donde unos colonos vascos viajan por el Oeste de Estados Unidos mientras se comunican por irrintzis y tumban indios a pedradas. 

Como cabía esperar, el ¿reportaje? fue objeto de burla en las redes sociales desde el minuto uno. Un éxito, si nos atenemos a la filosofía del ‘que hablen mal, pero que hablen’.

Pero toda historia de ciencia ficción puede tener detrás un poso de realidad, y hay al menos dos pelotaris vascos que exhibieron sus destrezas en la guerra.

El primero fue Joseph Apesteguy ‘Txikito de Kanbo’ (1881-1950), en la I Guerra Mundial. En el libro ‘Ipar Euskal Herria iruditan’ se recoge una foto suya, publicada en su día por la revista ‘J’ai vu’, en la que se destaca que «utiliza su destreza para lanzar granadas en las trincheras alemanas».



No especifica si utilizaba o no su cesta. Sí la llevó al frente, aunque no existe evidencia alguna de que la empleara en batalla, y la opinión más común es que resulta imposible precisar con esta herramienta el lanzamiento de un objeto irregular como una granada.     

El segundo nombre es el de Víctor Ithurria, cuya historia se recoge en el blog sitioshistoricos.com. Iturria nació en Basusarri en 1914, pero de niño la familia se trasladó a Sara. Compaginaba su trabajo de cantero con su actividad como pelotari, pero la II Guerra Mundial lo truncó todo.

Peleando contra los nazis con las tropas francesas, se cuenta que aprovechó su fuerza y puntería con el brazo para «destrozar  siete tanques enemigos tirándoles bombas de mano», por lo que fue condecorado. Herido y evacuado en Dunkerque, siguió combatiendo en diferentes escenarios hasta que murió en 1944 bajo las balas alemanas. Su tumba se encuentra en Sara, donde hay además un monumento en su honor.