«Yuli», biopic sobre el primer bailarín negro de la Royal Ballet

'Yuli', de Iciar Bollaín, se acerca a las vivencias de Carlos Acosta, desde su infancia en La Habana hasta llegar a ser el primer bailarín negro del Royal Ballet de Londres.

Amalur Artola|Donostia|23/09/2018 19:50
Acosta
Bollaín, aupada por Acosta y Kevin Martinez. Gorka RUBIO | FOKU

El proyecto de rodar un biopic sobre Carlos Acosta le llegó de rebote a Iciar Bollaín. El bailarín y coreógrafo cubano llevaba años queriendo llevar su historia al cine, idea que se materializó mediante un guion de Paul Laverty, que fue quien propuso la idea de que lo dirigiera Bollaín, según han explicado hoy en la rueda de prensa posterior a la primera proyección de la cinta, que ha sido aplaudida por el público.

Acosta ha explicado que para él rodar su historia supone dejar atrás ciertos fantasmas de su infancia: «Para mí hacer esta película ha sido traumático, porque supone superar mi pasado, pero es lo más enriquecedor que he hecho en mi vida. Creo que es una película muy honesta, con muchos valores y mucha integridad», ha asegurado. El filme muestra la relación de Acosta con su padre, que fue quien, literalmente, le obligó a explotar sus cualidades para el ballet, y su posterior viaje hasta lograr ser el primer bailarín negro de la Royal Ballet de Londres.

Laverty, por su parte, se ha referido a las referencias al esclavismo y al racismo que se hacen en el filme. «Cuando en una película tienes diferentes matices y solo una hora y media, el truco está en mezclado todo: cuando conocí a Carlos sentí una generosidad que me cautivó, pero la de Cuba es también su historia: el 65% son descendientes de esclavos», ha dicho, en referencia a la abuela de Acosta.

El bailarín, que tras pasar por el Royal Ballet optó por regresar a Cuba y formar su propia compañía, también se ha referido al ballet y a la situación de la cultura en su país natal. Ha opinado que el ballet «es la batalla entre el cuerpo y la mente; la mente domina el cuerpo, y tú lo tienes que controlar», y ha querido recalcar que aunque Cuba haya «sufrido muchas transformaciones, sigue teniendo ese espíritu comunitario y la filosofía de que el arte es para todos, independientemente de si tienes dinero para pagarlo».

INFOS ASSOCIÉES