Más de un centenar de heridos y 1.400 detenciones en las protestas de los «chalecos amarillos»

Más de un centenar de personas, entre manifestantes y policías, han resultado heridas, y alrededor de 1.400 han sido detenidas, la gran mayoría en París, durante las protestas de este sábado del colectivo de los «chalecos amarillos», según ha informado la Policía.

NAIZ|PARÍS|08/12/2018 09:45|0 commentaires
Paris2
En las proximidades de los Campos Elíseos. (ABDUL ABEISSA / AFP)

Las autoridades francesas habían desplegado 89.000 policías y gendarmes, de ellos 8.000 en la capital, y que esta vez tenían la consigna de intervenir rápidamente contra los autores de altercados para impedir destrozos y que se levantaran barricadas.

Para eso han utilizado cañones de agua a presión, gases lacrimógenos e incluso, por primera vez en más de cuarenta años en la ciudad, una docena de vehículos blindados de la Gendarmería.

El epicentro de las protestas ha sido por cuarto sábado consecutivo la zona de los Campos Elíseos, donde manifestantes han lanzado objetos a los agentes desplegados, que han respondido con su material antidisturbios.

También ha habido incidentes en la zona de Saint-Augustin, donde se ha incendiado un coche y hay escaparates rotos. En Trocadero hay al menos 14 furgones de antidisturbios y dos blindados en la avenida Paul Doumer, donde se han producido saqueos de comercios.

En la zona del Ayuntamiento se ha declarado un importante incendio y hay un coche calcinado a las puertas de la sede consistorial. La Policía mantiene un importante dispositivo de seguridad en el lugar.

Fuera de la capital, también ha habido altercados en otros puntos a lo largo y ancho del estado, como en Burdeos, Toulouse, Marsella, Lyon o Nantes.

«Respuesta fuerte»

El ministro del Interior, Christophe Castaner, que de madrugada ha estado recorriendo el dispositivo de seguridad en diversos puntos de la ciudad, ha justificado los arrestos: «Hemos tenido que dar una respuesta fuerte».

Castaner, en declaraciones a la cadena BFMTV, ha pedido a los «chalecos amarillos» que quieren hacer valer sus reivindicaciones «que no se mezclen con los violentos» porque «la violencia no es nuna una forma de manifestarse».

También ha afirmado que el Gobierno «ha tendido la mano» con medidas como la supresión de la subida de impuestos sobre el carburante que estaba programada a partir de enero: «Ahora toca ponerse en torno a una mesa y discutir».

El primer ministro francés, Edouard Philippe, ha expresado a través de Twitter su respaldo a la labor de los agentes. «Reconocimiento, admiración y apoyo a nuestra Policía», ha señalado.

También en Bruselas se han producido detenciones, unas 400, después de una manifestación que ha reunido a más de un millar de «chalecos amarillos» belgas. Algunos individuos han lanzado adoquines y otros objetos contra los policías desplegados en el barrio donde se encuentra la sede de las instituciones europeas, completamente cerrado a la circulación de vehículos y peatones.

 

INFOS ASSOCIÉES