El cohete rojo del Klopp de Berriatua

Era noviembre, Osasuna pintaba bien pero no acababa de despuntar: Arrasate arriesgó contra el líder Málaga con dos pivotes «jugones» y ganó. Era enero, hacía falta otro acelerón y el míster volvió a jugársela: dos carriles hiperofensivos en 4-4-2. El resto es puro récord, historia, un ascenso abusón.

Ramón Sola|20/05/2019 22:50
0501_kirola_osasuna
Oier, Clerc y Torres, tres de las claves de este Osasuna arrollador. (Idoia ZABALETA | FOKU)

Jagoba admira a Jurgen Klopp. Y no son solo palabras sino hechos; ha convertido a Osasuna, salvando las lógicas distancias, en un Liverpool de manual. Velocidad, riesgo y fe. El resto lo ha hecho El Sadar, un Anfield en Segunda. En el césped, un Rubén García mágico, el Messi de la Liga 123, el Salah de Arrasate. Un Firmino llamado Brandon; la virtud de jugar para los demás. Robert Ibáñez y Kike Barja, descarados, desequilibrantes y resolutivos como un Sadio Mané. Y Tajonar, siempre Tajonar, valor perenne, refugio «red» cuando llegan las malas: Torres y Oier, antes señalados, ahora ensalzados, «one club men», siempre rojillos. Y Unai y David, torres gemelas, los sucesores.

Aquella tarde ante el potente Málaga se gestó la primera remontada (2-1), a la que han seguido otras seis. Arrasate lo logró contraponiendo a un pivote muy físico (N’Diaye-Adrián) otro solo técnico (Mérida-Torres). Una locura sí, pero muy sensata. El experimento no se repitió, pero el de Berriatua iluminó el camino y en todos (jugadores y grada) brotó la fe. Los triunfos caseros fueron cayendo uno a uno, muchos en la recta final de los partidos, como un chupinazo al que le siempre cuesta prender pero que cuando lo hace sale disparado. No importaba empezar perdiendo: provocar a Osasuna solo servía para desatarlo.

Para Navidades, el objetivo de la temporada estaba conseguido: El Sadar se divertía tras el muermo de la campaña anterior y se iba a pelear el play-off. Para casi todos era suficiente, pero para Arrasate no. Su apuesta no dejó de radicalizarse, todo al rojo. Cuando el lateral Lillo sufrió una pericarditis, el cohete se completó con dos flechas en los laterales: Nacho Vidal y Clerc. El más difícil todavía resultó ser el más hermoso y también el más exitoso: Sporting, Tenerife o Lugo dejaron fases de juego memorables, con un Osasuna convertido en manada de lobos en defensa y centellas en ataque.

El vendaval estaba en marcha. En juego y en puntos. Los datos quedan para la historia de un club que no está acostumbrado a tales marcas, que no ha sido campeón de nada desde 1961. Quince victorias seguidas en casa. En dieciocho partidos de segunda vuelta, trece victorias, cuatro empates y una derrota. Algunas con deleite, otras por pura cabezonería (navarra), todas vertiginosas, en vertical, por desborde.

Arrasate no especula, y cada tres puntos son premio muy gordo en una liga con tanto empate. A su jugador más horizontal, el pivote Imanol García, lo mandó cedido en invierno. Al delantero menos móvil, Xisco, le ha dado poca bola. Con algunas frivolidades de cara a la galería de Nacho Vidal o Rubén García frunció el ceño: «Ese juego valenciano...», dijo en rueda de prensa. Rápido, rápido, no había tiempo que perder para el ascenso.

De su mano Osasuna se ha reencontrado con su esencia, esa que en los últimos años había quedado reducida a tópico: de los «indios» de Alzate (la velocidad) a los «locos de la cabeza» de Martín (la fe). Como explicaba en GARA el pasado domingo Roberto Torres, era tan fácil y a la vez tan difícil como reencontrar la esencia. Y en ella han acabado encajando hasta piezas errantes como Fran Mérida, Juan Villar, Aridane, el portero Rubén. Todos montados en un cohete que ha llegado al cielo de Primera antes de cualquier previsión, para desatar la fiesta en Iruñea.

 

INFOS ASSOCIÉES