Las presión lleva al Gobierno de Hong Kong a suspender su proyecto de ley de extradición

La jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, ha anunciado hoy la suspensión temporal, que no retirada, de su polémica propuesta de ley de extradición, que ha generado una oposición masiva en las calles durante la última semana y el rechazo general de la sociedad hongkonesa. Sus detractores exigen su retirada definitiva y anuncian más movilizaciones.

NAIZ|15/06/2019 17:50
Lam
Carrie Lam, durante su comparecencia de hoy. (Héctor RETAMAL / AFP)

Carrie Lam ha anunciado la suspensión de la propuesta de ley de extradición que su Gobierno impulsa y que podría permitir a China acceder a «fugitivos» en territorio hongkonés después de las históricas protestas ciudadanas contra lo que entendían como una vulneración de los derechos fundamentales por la falta de protección jurídica a la que se exponían los acusados en la China continental.

«Después de estudiar la cuestión en los últimos dos días, quiero anunciar que vamos a que suspender temporalmente la enmienda», ha señalado Lam en rueda de prensa en la que ha querido destacar los esfuerzos realizados por las instituciones de Hong Kong para acomodar la propuesta a las demandas de los ciudadanos y las organizaciones por los derechos humanos a pesar del rechazo generalizado.

«Creo que el Gobierno debería hacer todo lo posible para encontrar una manera de resolver todo vacío legal, al mismo tiempo que se hace justicia para los fallecidos y se mejora el sistema legal de Hong Kong», ha explicado Lam, quien ha manifestado su intención de «mantener el contacto con la sociedad, con una actitud abierta», antes de tomar una nueva decisión.

Insistió en que el objetivo original era tapar un vacío legal para «evitar que Hong Kong se convirtiera en un paraíso para los criminales», un propósito que «no ha cambiado». Por eso, aclaró que su decisión solo supone el aplazamiento temporal de la segunda lectura del proyecto, que quedó en suspenso el pasado miércoles y para la que no se ha establecido una nueva fecha, pero en ningún caso su cancelación definitiva.

Nueva manifestación mañana

La decisión ha llegado después de que Lam se reuniese con miembros de su Consejo, en vísperas de una nueva manifestación convocada para mañana domingo y después de que varios partidarios de la normativa pidiesen ayer aplazar el proyecto.

Los organizadores de las protestas han confirmado que mantendrán las marchas previstas para mañana y mantienen su exigencia al Gobierno de que retire definitivamente su ley de extradición. Además, le piden que renuncie a describir, como hasta ahora, las protestas como una «revuelta», calificación que se derivaría en condenas más elevadas, y que libere inmediatamente a los 11 detenidos actualmente bajo disposición policial.

Lam ha defendido la actuación policial durante las multitudinarias protestas, que se saldaron con más de 70 heridos y ha reiterado que las protestas «se convirtieron en una revuelta»

En lo que se refiere a la posición de las autoridades chinas, Lam ha asegurado que Pekín le ha trasladado su «comprensión, confianza, respeto y apoyo» y que, si bien el proyecto de ley es obra del Ejecutivo de Hong Kong, el Gobierno chino entiende que Hong Kong es muy diferente del continente, y que a veces no es fácil hacer «cosas buenas» en un territorio que goza de cierta autonomía judicial como condición de su devolución a China por parte de Londres en 1997.