El conservador Said y el magnate Karoui se perfilan como ganadores en las presidenciales de Túnez

El jurista conservador Kaïs Said y el magnate populista en prisión Nabil Karoi se perfilan como los ganadores de la primera vuelta de las presidenciales de Túnez, marcadas por una abstención que ha superado el 55% y que reflejan la decepción de los tunecinos hacia el sistema.

NAIZ|15/09/2019 22:20
Tunez
Seguidores de Nabil Karoui celebran el resultado en su sede en Túnez. (Fethi BELAID/AFP)

El jurista Kaïs Said, con su apuesta por la austeridad y un discurso firme contra el Gobierno y el partido islamista, es uno de los ganadores de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Túnez, según estimaciones a pie de urna.

Kaïs, que se ha mostrado partidario de la pena de muerte y considera que la homosexualidad es un problema que ha sido expandido en Túnez por una conspiración extranjera, habría logrado el 19,5% de los votos.

En segundo lugar habría quedado el magnate populista Nabil Karoi, dueño de la televisión más vista del país y antiguo colaborador del partido en el poder Nidaa Tunis, que se halla en prisión preventiva acusado de evasión y blanqueo de capitales, con un 15% de los sufragios.

Ambas candidaturas y la escasa participación reflejaron la desilusión de los tunecinos hacia el sistema en media de una grave crisis económica y social y después de las esperanzas surgidas tras el derrocamiento de la dictadura.

En tercera posición, y fuera de la segunda ronda, que se solapará con las legislativas, estaría el presidente interino del Parlamento y fundador del partido islámico conservador Ennahda, Abdel Fatah Mouro, con apenas un 11% de apoyos.

La alta abstención ha sido la nota más destacada de las elecciones. Según datos de las Instancia Superior Independiente electoral (ISIE), la participación fue del 45%, más de 15 puntos por debajo de las elecciones de 2014, en la que un 64,3% de los tunecinos participaron en la primera vuelta, las primeras que celebró Túnez tras la caída en 2011 de la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali.

El presidente del ISIE, Nabil Baffoum, ha exhortado con una vehemencia poco frecuente al voto. «Juventud de Túnez, aún tenéis una hora para ir a votar. ¡Acudid a la cita!», ha demandado durante la jornada electoral. «Hay que salir de las casas y votar, es un derecho que tenemos desde la revolución de 2011, que costó víctimas», ha añadido, decepcionado por la escasa afluencia.

Siete millones de tunecinos con derecho a sufragio estaban llamados a elegir entre 24 candidatos. En un clima de decepción hacia las élites y el sistema, los pronósticos apuntaban a Karoui, pero el resultado se esperaba muy abierto.

Concurrían también el ministro de Defensa, AbdelKarim Zbidi, candidato de la oligarquía, el primer ministro, Yusef Chahed, lastrado por la crisis económica, y la abogada Abir Moussi, líder del partido de los nostálgicos de la dictadura.

Los resultados de los comicios se conocerán oficialmente mañana. Los dos más votados disputarán una segunda vuelta prevista para antes del próximo 13 de octubre.

INFOS ASSOCIÉES