Samuel Vuelta-Simon, de fiscal en Baiona a «número dos» de la oficina antidroga

Otros le precedieron en la promoción –caso de Laurent Nuñez, exsubprefecto y hoy jefe de Estado de Seguridad, o de Eric Morvan, que tras pasar por la delegación del Estado que engloba a Euskal Herria, en Pau, fue catapultado a director general de la Policía–. Hoy el ascensor se mueve para el procurador Samuel Vuelta-Simon, que se incorpora a la oficina antidroga.

Maite Ubiria|17/09/2019 09:20
Procureur_bayonne
Samuel Vuelta-Simon, procurador en Baiona. (Bob EDME)

El todavía fiscal de Baiona ejercerá de «número dos» de Stéphanie Cherbonnier, actual consejera de Justicia en la Dirección General de la Policía Nacional en la nueva oficina de lucha antidroga, presentada hoy en Marsella.

Finalmente, tras pasar cinco años al frente de la Fiscalía de Baiona, Vuelta-Simon tendrá un puesto de altura en París.

Concretamente el fiscal ejercerá al lado de Stéphanie Cherbonnier, elegida para liderar ese nuevo departamento que han presentado los titulares de Interior, Castaner, y de Justicia, Belloubet.

La promoción de Vuelta Simon se produce apenas un mes después del G7, que deja la foto-fija de un procurador en labores de coordinación -y mediatización- del enorme despliegue judicial con el que se respaldó el aún más ingente alarde militar y policial impuesto en Euskal Herria.

Fue el encargado de felicitarse de que esa cumbre discurriera «con tranquilidad», pese al balance oficial de un centenar largo de detenidos, seis órdenes de prisión y no menos de 16 expulsiones de territorio, o de las denuncias de organizaciones defensoras de derechos humanos y de la labor periodísticas por las restricciones de derechos fundamentales.

De hecho este viernes se espera la comparecencia de una docena de personas en el Tribunal en el que ejerce Vuelta-Simon.

Euskal Herria puntúa

El ascenso de Vuelta-Simon confirma que Euskal Herria, y su contexto político específico, es buena tierra para la promoción de altos funcionarios públicos.

Por hacer un somero repaso. El ex prefecto de Pirineos Atlánticos, Eric Morvan, al que se atribuye una labor de acompañamiento incluso desde el periodo previo al desarme de ETA, fue ascendido a jefe de la Policía en París.

El subprefecto en Baiona, Laurent Nuñez, cogió el ascensor para alcanzar el puesto de secretario de Estado de Seguridad, y su «labor de escucha» ha sido resaltada por los electos de las localidades «sensibles» durante la reciente cumbre del G7.

Jornada de desarme

Samuel Vuelta-Simon podrá atesorar la experiencia de quien dirige las labores de Fiscalía en un territorio que cuenta en su haber una de las «fronteras calientes» de Europa en materia de droga, como es el paso de Biriatu.

En todo caso, en el curriculum de Samuel Vuelta-Simon brilla otro evento con más luz, ya que fue el encargado de «recibir» la lista con los puntos en que se encontraban las armas y explosivos que ETA dejó en manos de la sociedad civil de Iparralde para desbloquear el desarme.

Ello ocurrió el 8 de abril de 2017, cuando la comisión de verificación encabezada por Ram Manikkalingam verificó que se había producido efectivamente el desarme, y entregó una lista exhaustiva con la localización de los depósitos de armamento que fueron vigilados por centenares de civiles al hasta ahora procurador de Baiona.

El Ministerio de Interior galo calificó de immediato, por boca de su máximo responsable entonces, el ministro Matthias Feki, de «paso importante» ese proceso de desarme «a la vasca» antes de ordenar a la Policía que procediera a la neutralización de las armas.

INFOS ASSOCIÉES