Críticas a la versión colgada por el Parlamento navarro del testimonio de abusados por religiosos

Los grupos han mostrado su división respecto a la versión colgada por el Parlamento navarro de la comparecencia en la Cámara de personas que han denunciado haber sufrido abusos en centros religiosos. Mientras unos la critican, otros consideran que el informe de los servicios jurídicos sobre cómo hacerla pública pretendió proteger al Legislativo.

Naiz|11/11/2019
Abusos
Comisión de Relaciones Ciudadanas. (Parlamento de NAFARROA)

La asociación de las citadas víctimas compareció a puerta cerrada, sin medios de comunicación, el 9 de octubre y el pasado 4 de noviembre se mostró «indignada» porque de los audios de su comparecencia colgados en la web del Parlamento «se han eliminado y sustituido por espacios en blanco» alusiones a pederastas, sus colegios e instituciones, e incluso «parte de las intervenciones finales de los partidos».

Hoy sin embargo el portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha indicado que en su opinión esto no creará «ningún problema» a futuro con otras personas o colectivos que acudan al Parlamento y ha subrayado además que en este caso «hay un informe que protege al Parlamento y había unanimidad en el tema».

En la misma línea, Ramón Alzórriz, PSN, ha comentado que «hay un informe jurídico y también es verdad que hubo unanimidad en los partidos para que así fuera».

«Lamento que en un tema de tanta sensibilidad malos entendidos puedan afectar a la relación con estas personas», ha dicho la portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, pero ha recordado que la asociación, que pidió comparece a puerta cerrada y después solicitó que se hiciera público, planteó en sus intervenciones acusaciones que pueden ser constitutivas de delitos o faltas «y en eso el Parlamento no puede coadyuvar, debe actuar en consecuencia», algo que no puede prever ni evitar cuando la comparecencia es en directo y pública.

Bakartxo Ruiz, de EH Bildu, ha mostrado su deseo de que esto «haya sido algo excepcional» ya que su grupo no entiende que se haya colgado el audio «vetando determinadas partes» cuando quienes acuden al Parlamento deben «tener las puertas y los micrófonos abiertos» y es «una vía peligrosa que se censure».

Para Podemos, ha precisado Mikel Buil, «se ha metido mucho la tijera» y «ha quedado un relato con muchos silencios que al final dejan tropelías sin responsables», por lo que ha comentado que a su formación le «preocuparía que esto puede crear precedentes» cuando «hay que respetar la libertad de expresión de las personas que vienen».

Por último, la portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha dicho desconocer si ha habido algún malentendido, pero «la idea era preservar el anonimato», aunque «si ellas no tienen ningún problema, nosotros tampoco».