Al menos 43 muertos en el incendio de una fábrica en India

Al menos 43 personas han muertos y más de 50 han resultado heridas en el incendio registrado hoy en una fábrica de la capital india, Nueva Delhi. Tras extinguirse el fuego, las operaciones de rescate continúan. Los fallecidos serían trabajadores que dormían en la misma fábrica, que era ilegal y no tenía las necesarias medidas de seguridad.

NAIZ|08/12/2019
India_jendetza
Una multitud se agolpa en las inmediaciones de la fábrica incendiada en Nueva Delhi. (Sajjad HUSSAIN/AFP)

Al menos 43 personas han muerto y más de 50 han resultado heridas, la mayoría de ellas por inhalación de humo, en un incendio registrado este domingo en una fábrica de Nueva Delhi, en la zona de Anaj Mandi.

El subdirector del Cuerpo de Bomberos Sunil Chudhary ha confirmado a la agencia de noticias india ANI que el fuego, cuya causa se desconoce por el momento, ya ha sido extinguido y que las operaciones de rescate continúan.

El portavoz de los bomberos de la capital india, Atul Garg, ha explicado que «muchos murieron por respirar el humo porque muchos de ellos no se dieron cuenta del incendio porque estaban durmiendo» y agregó que «en India es común que algunos trabajadores duerman en los lugares en donde trabajan» para ahorrar gastos de alojamiento, por lo que ha presumido que la mayoría de las víctimas son empleados de la fábrica.

Ilegal y sin medidas contra las llamas

Garg ha añadido en declaraciones al diario ‘Times of India’ que la fábrica incendiada era ilegal y carecía de medidas contra las llamas.

Asimismo, el jefe adjunto de la Fuerza Nacional para la Respuesta a Desastres, Aditya Pratap Singh, ha informado de que los equipos han descubierto ventanas selladas en el interior del edificio, y ventilación insuficiente en los cuartos de descanso de los trabajadores.

«Se produjo un incendio en un edificio donde se guardaban mochilas escolares, botellas y otros materiales», ha indicado un oficial de Policía citado por el diario ‘The Hindu’.

El edificio también servía para alojar a los trabajadores de la fábrica, ha puntualizado el mismo policía, que ha agregado que el dueño del edificio ha sido arrestado.

El ministro de Aviación Civil de la India, Hardeep Singh Puri, que ha visitado el lugar de los hechos al igual que otras autoridades, ha apuntado a que «la causa inmediata» del incendio fue un «cortocircuito», aunque ha insistido en unas declaraciones recogidas por la agencia local ANI en que, aún hay que «esperar a que se completen las investigaciones para conocer la causa de raíz«.

«Se otorgará una compensación de un millón de rupias (12.680 euros) a las familias de aquellos que han muerto y 100.000 rupias (1.270 euros) a cada uno de los heridos. El coste del tratamiento médico de los heridos será cubierto por el Gobierno», dijo Arvind Kejriwal, jefe del Gobierno de Delhi, en unas declaraciones emitidas por la cadena local NDTV.

El primer ministro de India, Narendra Modi, ha lamentado el suceso y lo ha tachado de «extremadamente horrible». «Mis pensamientos están con aquellos que perdieron a sus seres queridos», ha asegurado, al tiempo que ha deseado a los heridos «una recuperación rápida». «Las autoridades están brindando toda la asistencia posible en el lugar de la tragedia», ha afirmado.

Por su parte, el ministro de Interior indio, Amit Shah, ha dado su «más sentido pésame» a las familias de «quienes han perdido a sus seres queridos» en el incendio. «Rezo por la pronta recuperación de los heridos», ha agregado.

INFOS ASSOCIÉES