Los contrarios a la igualdad reproductiva de las parejas lesbianas pinchan en París

Unas 26.000 personas se han manifestado este domingo en París contra un proyecto de ley del Gobierno, y en particular contra las disposiciones para ampliar el derecho a la reproducción asistida a las parejas de lesbianas y mujeres solas, criticadas por plantear modelos de familia sin padre. La cifra cae a un tercio con respecto a la convocatoria anterior, en octubre pasado. En el Estado francés, estas mediciones las realiza una agencia independiente.

NAIZ|19/01/2020
Parispma
Manifestación contra la ley de la PMA. (Christophe ARCHAMBAULT/AFP)

El objetivo principal de la protesta, liderada es la retirada del proyecto de ley de bioética que se está tramitando en el Parlamento, que va a ser debatido en el pleno del Senado a partir del martes, y que contiene varios puntos que han suscitado polémica entre los sectores conservadores y ultracristianos.

El debate más enconado se centra en el reembolso al 100% por la Seguridad Social de los gastos de reproducción asistida ahora también para parejas de lesbianas y mujeres solas. Sin necesidad de que haya un diagnóstico de infertilidad.

Eso es lo que prevé el texto promovido por el Ejecutivo del presidente francés, Emmanuel Macron, adoptado en primera lectura en la Asamblea Nacional el pasado mes de octubre (cuando salieron a la calle 74.500 personas). Si bien, el proyecto como tal también era defendido por François Hollande, pero este se echó atrás después del rechazo que despertó la legalización del matrimonio homosexual, hito que sí logro sacar adelante.

La semana pasada fue modificado en parte durante la fase de tramitación en comisión en el Senado para condicionar ese reembolso a la existencia de razones médicas o patológicas, como en la actualidad, y solo hasta los 43 años de la mujer beneficiaria.

El partido de Macron decidirá

El partido conservador Los Republicanos es mayoritario en la cámara alta, pero al final quien tiene la última palabra es la Asamblea Nacional, controlada por el partido del presidente francés, Emmanuel Macron, que está en favor de conceder los mismos derechos a las lesbianas que a las parejas heterosexuales.

El Gobierno ha calculado que ampliar esos derechos supondría unas 3.000 demandas anuales suplementarias con un costo de entre 10 y 15 millones de euros.

En la manifestación se escucharon sobre todo gritos de "Macron, no queremos tu ley". También se vieron otros lemas como "Libertad, igualdad, paternidad"; "Contra la reproducción asistida sin padre"; "Todos nacidos de un padre y de una madre"; o "Contra la mercantilización de la procreación".

Un colectivo bautizado «Caminemos hijo » formado por una veintena de asociaciones entre las que destaca La Manif pour tous –que lideró la protesta para intentar evitar, sin éxito, la legalización del matrimonio homosexual en Francia en 2013– estuvo al frente de este desfile.

Además de criticar la extensión de derechos en procreación asistida para las parejas de lesbianas y las mujeres solas, esas asociaciones pretenden que eso constituye un primer paso para legalizar los vientres de alquiler en Francia. Pero, con todo, la legalización de los vientres de alquiler ha sido rechazada públicamente por Macron y su Gobierno, que han repetido desde el principio que no la aceptarán.