El gran despliegue de medios evitó una catástrofe «mucho mayor» durante el incendio de Angelu

En una rueda de prensa conjunta ofrecida este jueves por responsables del Ayuntamiento de Angelu y del departamento de Pirineos-Atlánticos, se han dado a conocer los detalles de lo ocurrido durante el incendio que arrasó 165 hectáreas de bosque el pasado 30 de julio. El alcalde de la localidad, Claude Olive, ha remarcado no se urbanizará ningún espacio natural arrasado durante el incendio.

Idoia ERASO|06/08/2020
Angelu
Rueda de prensa sobre el incendio que tuvo lugar en Angelu. (GUILLAUME FAUVEAU)

En la comparecencia, en la que han participado representantes de los servicios del Ayuntamiento de Angelu y del departamento Pirineos Atlánticos, junto a sus cargos electos, el alcalde, Claude Olive, y el presidente, Jean-Jacques Lasserre, se ha explicado con todo lujo de detalles lo ocurrido durante el incendio que arrasó el bosque urbano de Angelu la semana pasada.

En este sentido, las afirmaciones de los electos y de los técnicos han sido unánimes y claras: «Se ha evitado una mayor catástrofe humana y material». Las medidas de control siguen activas, sobre todo en la zona que se calentó durante el incendio sin llegar a quemarse, lo que la convierte en un lugar de alto riesgo. Se ha prohibido el acceso al público al bosque de la Pignada, hay una presencia diaria de bomberos y dos policías municipales de Biarritz patrullan a caballo durante el día.

También se han ofrecido las primeras pistas sobre los proyectos que se llevarán a cabo para su recuperación. En este sentido, Olive ha afirmado categóricamente que «ni un centímetro cuadrado se abrirá a ningún tipo de urbanización». El alcalde ha dicho hacer esta declaración para aportar calma y acallar los mensajes contradictorios que se están divulgando en las redes sociales.

El Ayuntamiento ha presentado una denuncia ‘contra persona desconocida’ para establecer las causas de incendio. Aunque se sabe que no se trata de un incendio natural, no se sabe si fue provocado o no.

Sobre el incendio

Las llamas quemaron 165 hectáreas, 100 de pinar y 65 de pinos y jardines. 25 personas fueron atendidas por los servicios de urgencia y 24 viviendas sufrieron desperfectos, entre ellas cinco fueron totalmente o parcialmente destruidas. Se evacuó a 100 personas. Durante las 48 horas más críticas se recibieron 160 llamadas, más de la mitad para proponer ayuda.

El Ayuntamiento ha realizado un vídeo en el que se muestra lo vivido durante las horas del incendio y posteriormente.



La primera llamada para alertar sobre el incendio tuvo lugar a las 18.32 y en pocos minutos llegaron otras 40, lo que indicó a los servicios de incendios que se trataba de un fuego importante. Así, desde el primer momento se requirió un gran despliegue humano y material. Se movilizaron 208 bomberos, 50 máquinas móviles, dos aviones antiincendios que lanzaron agua 36 veces (6 toneladas cada vez), 120 agentes municipales y 60 policías.

En la rueda de prensa también han participado representantes del Servicio departamental de Incendios. El teniente coronel Joseph Bonson, que coordinó la operación, ha explicado lo complicado de la situación durante el incendio, ya que se trata de un bosque urbano de 220 hectáreas que está en parte rodeado por edificios.

Ha subrayado que «se ha evitado una catástrofe humana y material mucho mayor», ya que hacía 40 grados, el suelo estaba seco tras la sequía de julio y había un fuerte viento que cambiaba de dirección.

Tras el incendio

Aunque el incendio ocurrió la pasada semana, varias medidas de seguridad siguen activas. Una vez que todo esté seguro, se prevé que se podrá abrir al público la zona que no fue quemada a mediados de la semana próxima. También se abrirá la pista ciclista.

El bosque está dividido en tres partes que pertenecen a tres propietarios diferentes: el Ayuntamiento, el Departamento y de la Congragación Servidoras de Maria. El presidente Lasserre ha asegurado, refiriéndose a la totalidad del espacio, que en estos momentos lo más importante es la observación y realizar peritajes minuciosos. En este sentido, ha subrayado que se trata de un bosque urbano, y que esta característica debe de ser tenida muy en cuenta al decidir sobre los pasos a tomar en el futuro, en este sentido ha mostrado su discrepancia con la Oficina Nacional de Bosques del Estado francés.

La Alcaldía está creando un plan para regenerar el bosque, y para ello quiere llegar a una concertación con todos los actores involucrados. El parque ecológico Izadia «va a renacer», y para ello se reconstruirá el centro de interpretación, pero será un «edificio eco-innovador».

La prevención será una de las medidas importantes de cara al futuro, para que este tipo de catástrofes no vuelvan a repetirse. Aunque todavía no se han determinado las medidas exactas para ello, ya se ha previsto que se cerrará en los momentos de peligro, se realizará un trabajo de vigilancia mayor, y también se trabajará para asegurar el cumplimento de las reglas.

Solidaridad

Olive declaró que han recibido una gran solidaridad, por parte de diferentes entidades y de gran parte de la sociedad. Para poder gestionar las ayudas recibidas se va a crear la asociación Ajudam Pignada!.

El presidente será el que fue alcalde de la localidad entre el 2000 y el 2008, Robert Villenave, y la madrina será la surfista Pauline Ado.

INFOS ASSOCIÉES