La premiada y autobiográfica ópera prima de la argelina Mounia Meddour

PAPICHA, SUEÑOS DE LIBERTAD
Argelia-Estado francés. 2019. 108
Tit. Orig.: “Papicha”. Dtora.: Mounia Meddour. Guion: Mounia Meddour y Fadette Drouard.       Prod.: Xavier Gens. Int.: Lyna Khoudri, Shirine Boutella, Zhara Manel Doumandji, Amira Hilda Douaouda. Fot.: Léo Lefèvre. Mús.: Robin Coudert.

MIKEL INSAUSTI|DONOSTIA|07/08/2020
Papicha
El filme ha sido aplaudido por la crítica, y ha recibido numerosos reconocimientos (NAIZ).

Antes de consagrarse con su primer largometraje de ficción ‘Papicha’ (2019), la cineasta de origen argelino Mounia Meddour había dirigido el cortometraje ‘Edwige’ (2011) y el documental ‘Cine argelino: Una nueva oportunidad de vida’ (2011).

Nacida en 1978, vivió en su país hasta los 18 años, cursando estudios en la escuela de cine La Fémis de París. Es hija del cineasta argelino Azzedine Meddour y su madre es rusa. Está casada con el director Xavier Gens, conocido internacionalmente por su película ‘Hitman’ (2007). Con su realización de début ganó dos premios César a Mejor Ópera Prima y a Mejor Actriz Revelación para Lyna Khoudri, además de ser seleccionada para el Óscar por Argelia. En la Seminci de Valladolid la película se llevó el premio Pilar Miró a Mejor Nueva Directora y el Premio del Público, mientras que en Cartagena se hacía con el premio del Jurado Joven.

El gran activo de ‘Papicha’ (2019) se halla en su carácter autobiográfico, y la realidad histórica que describe la autora la conoció de primera mano durante su juventud en la Argelia convulsa de los años 90, dentro de lo que se conoció como la Década Negra, y que se saldó con más de 150.000 víctimas mortales. Pero para la mujer fue un periodo de recorte de libertades, siendo el blanco de la represión fundamentalista. No se podía manifestar en contra de los matrimonios de conveniencia o de la violencia machista y el asesinato de mujeres por no llevar el ‘hiyab’ en público.  

Nedjma, la protagonista, también conocida como la ‘papicha’ del título, es como indica ese alias una chica joven y moderna, una estudiante que sueña con ser diseñadora de moda. Su forma de protestar contra la situación política será organizar un desfile con la prenda tradicional, el ‘haïk’, que cubre por completo el cuerpo y el rostro de las argelinas.