Osasuna busca prolongar su racha en Getafe, aunque se enfrenta a dos precedentes sin goles

Cuatro victorias en las últimas cinco salidas es el bagaje foráneo de un Osasuna que quiere prolongar en Getafe esa positiva racha, si bien los dos últimos precedentes ante los azulones apuntan al cerocerismo, dada la similitud entre ambas escuadras.

Natxo MATXIN|18/09/2020
Osasuna
Arrasate se lleva a Getafe a los 23 futbolistas que tiene disponibles. (OSASUNA)

Con sendos empates a cero se saldaron los dos encuentros de la pasada campaña entre Osasuna y Getafe, marcadores que dan una idea de la igualdad reciente que existe entre ambos conjuntos, muy similares en su estilo de juego e intensidad.

La escuadra navarra quiere romper ese equilibrio en el Alfonso Pérez, ante un rival que sigue conservando sus señas de identidad y prácticamente su mismo bloque, aunque habiendo renovado con juventud algunas de sus posiciones.

Encadenar una nueva victoria a domicilio supondría agrandar la trayectoria foránea que acumula el conjunto rojillo, con cuatro triunfos en las últimas cinco visitas que ha realizado, si sumamos el pasado ejercicio y el presente.

El técnico osasunista, Jagoba Arrasate, desplaza a 23 futbolistas –todos los que se encuentran disponibles–, con la gran novedad de la presencia de Jonathan Calleri, quien ha entrenado hoy por primera vez con sus compañeros. «Si fuera una convocatoria de 18 jugadores, no hubiera venido, porque no está al cien por cien, pero quiero que entre en la dinámica del equipo y puede echarnos una mano», ha asegurado el preparador de Berriatua.

Se queda fuera Enric Gallego, que no termina de restablecerse del golpe en la rodilla que sufrió en la Euskal Herria Txapela. «No ha entrenado en toda la semana y ahora está haciendo un trabajo diferente para recuperarse, seguramente de la noche a la mañana pueda volver a entrenar», ha aventurado.

Arrasate ha avisado de que con lo que ofreció el equipo en el Carranza «no nos va a dar» para vencer al Getafe. «Nos faltó tener más presencia en campo contrario, si lo hacemos tanto en el nuestro, mañana habrá malas noticias», ha apuntado.

«Somos dos conjuntos que defendemos muy arriba, por lo que el partido se disputará en muy pocos metros. La idea es atacar su espalda con pases precisos, pero es complicado armarlos porque ellos presionan muy bien. Habrá detalles, como el balón parado, que pueden cambiar el partido cerrado que se prevé», ha avisado.

Poco amigo de dar pistas al contrario, el míster vizcaino no ha querido desvelar si repetirá el once que ganó en Cádiz, aunque sí ha insistido en que, juegue quien juegue, «habrá que ajustar cosas en defensa y con el balón», aspectos que se han ensayado entre semana en Tajonar.

Capacidad de adaptación

Como ya hiciese después del confinamiento, Arrasate ha reiterado que la capacidad de adaptación a la nueva situación competitiva va a ser fundamental. Empezando por la imposibilidad de usar el vestuario para la charla previa al partido, si bien «estoy acostumbrado a hacerlo en el césped, porque vengo del fútbol base y regional, y a mucha honra», ha resaltado con orgullo.

O pasando por la incertidumbre de no conocer el horario definitivo del encuentro hasta pocos días antes, lo que influye en la preparación del entrenamiento semanal, «aunque ello no debe ser excusa, porque el rival está en la misma situación».

El técnico rojillo finalmente se ha mostrado «contento» por la labor que está realizando la dirección deportiva, ya que el club «se está moviendo rápido en el mercado, ya que Calleri era la primera opción». Ha preferido no opinar sobre la llegada de otro futbolista de ataque –se ha publicado que ya está hecha la cesión del exbabazorro Jony–, «pues estoy más centrado en el partido de mañana».