EHNE-Nafarroa rechaza la reducción de puestos en los mercadillos

EHNE-Nafarroa rechaza que el Gobierno navarro haya reducido a la mitad el número de puestos en los mercadillos, dentro de las medidas para hacer frente al coronavirus, y destaca que estos espacios son «vitales» para el sector agroganadero.

NAIZ|19/09/2020
Mercadillo_landaben
Imagen de archivo del mercadillo de Landaben, en Iruñea. (AYUNTAMIENTO DE IRUÑEA)

EHNE-Nafarroa solicita al Gobierno navarro que no se restinja a la mitad el número de puestos de los mercados que realizan su actividad en la vía pública, tal y como se ha estipulado en la orden foral que introduce medidas más restrictivas para hacer frente al coronavirus.

En esa orden foral se señala que «los mercados que realizan su actividad en vía pública, al aire libre o de venta no sedentaria, conocidos como mercadillos, no podrán superar el cincuenta por ciento de los puestos habituales o autorizados, limitando la afluencia de manera que se garantice siempre la distancia de seguridad interpersonal».

A juicio de EHNE-Nafarroa, «se pueden adoptar medidas preventivas sanitarias para impedir el avance y contagio del coronavirus en dichos espacios, sin que sea necesario aplicar una medida tan drástica». «Somos conscientes de la urgencia sanitaria que vivimos y creemos que las medidas de control y seguridad son imprescindibles por el bien de todos, pero los mercadillos son espacios donde se venden productos de primera necesidad y una parte importante de sus puestos los constituyen productores y elaboradores que luchan cada día por salir adelante en un sector de por sí ya muy castigado y que creemos de vital importancia para Navarra», añade.

«Agravio respecto a centros comerciales»

«Además, denunciamos el agravio comparativo existente, dado que supermercados y centros comerciales no ven reducido su número de pasillos, estantes y oferta de productos en la actual situación de pandemia sanitaria, de ahí que nos parezca de justicia que se trate en igualdad de condiciones a ferias y mercadillos, donde también se comercializan alimentos de primera necesidad», subraya EHNE-Nafarroa

«Entendemos que se debe aplicar una regulación del aforo, distanciamiento interpersonal, establecer un número limitado de personas por puesto, adaptar un sentido direccional en el orden de entrada y de salida, o la obligación de utilizar gel hidroalcohólico, lo que no es antagónico con el mantenimiento del número de puestos, ayudando a un sector vital para el desarrollo rural y que ha sufrido enormemente las consecuencias de la primera ola de la pandemia», reclama el sindicato.

Por ello, EHNE-Nafarroa propone una nueva redacción de la ordena foral en lo que se refiere a esta cuestión: «Los mercados que realizan su actividad en vía pública, al aire libre o de venta no sedentaria, conocidos como mercadillos, deberán garantizar siempre la distancia de seguridad interpersonal y organizar el espacio, de modo que la entrada al espacio pueda ser regulada y quede definido en un único sentido, con un recorrido de entrada y salida».

INFOS ASSOCIÉES