1 commentaire

Al PNV no le gusta decidir

Decidir es retratarse. Cada decisión es una nueva fotografía en el album particular de cada persona o colectivo.

En el caso que nos ocupa, de un partido político. Y es sabido que al PNV le entusiasma mandar, gestionar, manejar instituciones, empresas y fondos. Pero no le gusta decidir, al menos en público y a la vista de todo el mundo.

Por eso mira con más que recelo a Catalunya, donde ya han decidido decidir. Por eso se inventan conceptos tan absurdos como aquella "nación foral" que exhibió Urkullu para salir del paso y de la que nunca más se supo.

Ahora le toca a su portavoz en Madrid, Aitor Esteban, decidir si Mariano Rajoy debe comparecer para explicar sus andanzas en la trama Gürtel o logra zafarse una vez más del control parlamentario y hacer mutis por el foro.

Ya sabemos de los amoríos políticos de PNV y PP en los últimos tiempos, pero se hace difícil imaginar cómo harán esta vez los jelkides para no decidir. ¡Qué intriga!

/