1 commentaire

Arriesgar o enmudecer


Todas las mañanas en Info7 irratia

A estas alturas de la decadencia democrática hispana, servidor ya no sabe qué cabe y qué se sale de la conocida como “Ley Mordaza” y hay ocasiones en que prefiere callar que pecar. Pero hay un caso en el que prefiero arriesgar que enmudecer. Aunque luego pinten los bastos de Fernández Díaz y el arcángel que le ayuda a aparcar el coche.

Eustakio Mendizabal Benito, conocido también como “Txikia”, hombre menudo, ágil, trabajador, militante antifranquista de los pies a la cabeza fue asesinado en Algorta por la policía franquista, la de la dictadura criminal, en 1973, dos años antes de que el genocida muriera en la cama. Y en Algorta le dedicaron una calle. Como a Jean Moulín, el jefe de la Resistencia antinazi, en París.

Ahora un juez español ha demandado que se retire tan modesto reconocimiento al combatiente antifascista. Y todos y todas sabemos por qué. No extraña que un Poder Judicial heredero del anterior obre así. Al fin y al cabo, son hijos de sus mayores.

Lo triste es que el alcalde, del PNV, ni siquiera recurra tamaño despropósito.

/