0 commentaires

Así es el oasis que sueña el PNV

Los voceros del PNV han repetido tantas veces que en el tercio autonómico vivimos en una suerte de oasis, tan diferente del erial español, que parecía innecesario preguntar por esa diferencia o interesarse por si los riachuelos son de leche y miel, como profetizó Mahoma. Eso se daba por sabido.

Y ahora nos sale Unai Rementeria, diputado general con aspiración a repetir y nos revela que lo que viene construyendo su partido desde hace décadas no es más que una plantación, con esclavos eficientes y felices para mayor gloria y beneficio del capataz y su amo.

Rementeria pone el ejemplo de Andoni el pescatero, el que se levanta a las cuatro y media de la mañana y baja la persiana a las diez de la noche. Día sí y día también. Así se hace país viene a decirnos.

No es anecdótico, ni siquiera un desliz. Es mucho más profundo. Porque lo que encierra ese tuit es la esencia misma de cómo entienden los dirigentes jeltzales el emprendimiento, la competitividad y todas esas palabras que debieran resumirse en sacar adelante la vida.

Con todo, lo mejor estaba por llegar: Andoni el pescatero no se queja ni pide ayudas. De sindicarse, mejor no hablamos.

Tengo para mí que Rementeria y sus compañeros de partido nos quieren a todos como el Tio Tom de la novela.

/