0 commentaires

Concesión


Todas las mañanas en Info7 irratia

La foralidad, entendida como la concesión de usos y costumbres, no es fundamento de soberanía sino reconocimiento del Estado que concede.

El nuevo término acuñado por el Lehendakari Urkullu, Euskadi cono “nación foral” no pasa de ser, pues, una ocurrencia para soslayar el debate que ya está abierto, en toda su crudeza y grandeza, en Catalunya.

No hay nación que se pueda sostener en la concesión, siempre graciosa, de unos u otros derechos en función de los intereses de un ente superior, en este caso el Estado español. La “nación foral” que ha inventado Iñigo Urkullu no pasa de ser una región autonómica de competencias limitadas que contempla un País Vasco mutilado, reducido a tres de sus siete territorios y con un pretor al que llaman Delegado del Gobierno, encargado de velar por la integridad del Estado.

Frente al ejemplar proceso democrático de Catalunya, aquí nos presentan otro parche: La “nación foral”. Una chapuza.

/