0 commentaires

El esperpento calculado

Entiendo la lógica que guía a Pedro Sánchez.

Ahora se trata de darle aire a Abascal para detrimento de Casado porque dos enclenques no suman frente a un robusto. Y Sánchez se cree robusto y con potenciales aliados, asi lo sean con dolor de tripas.

El truco no se ayer. Crear una caricatura de José Antonio Primo de Rivera o Lerroux azuza a las gentes que se sienten en la izquierda -bastante ajada, la verdad- y enardece a los elementos fascistas, los que siempre han estado ahí, dispersos pero presentes.

Así se entiende el desmesurado protagonismo de un Abascal de opereta, protagonista de algaradas y portavoz del estrambote.

Ayer arremetió contra el Athletic por su política "etnicista" de fichajes; pidió que a la selección de fútbol española se le llame de forma oficial "la Rojigualda" y que se engrillete a quien ose pitar a su himno nacional.

Pedro Sánchez es más listo de lo que muchos pensaban. La jugada con Abascal le va a salir redonda: Arrastra al PP hacia un discurso disparatado, pocos se acuerdan ya de Ciudadanos y él se planta en mitad del terreno. No está mal pensado.

/