0 commentaires

La Foz de Irunberri


Todas las mañanas en Info7 irratia

Yo conocí a Susana Arregi. Era estudiante de Magisterio en Donostia. Ella, oñatiarra, txantxiku, y yo bergarés.

Susana, luego me dijeron, entró a militar en ETA, como tantas y tantos otros de mi generación, y en algún momento tuvo que tomar la senda del exilio.

Regresaba de un viaje a Cuba cuando supe de los terribles sucesos de la Foz de Lumbier. A Jon Lizarralde y a Susana les dispararon y mataron. A Germán Rubenach lo dejaron malherido y quisieron que todos creyéramos la versión más increíble de todas las posibles.

Todos y cada uno de los datos que ofrecía la única versión, la de la Guardia Civil implicada en el relato, caían por su propio peso.

Y hoy, un cuarto de siglo después de aquellos crímenes, el que comparece ante los jueces de la Audiencia Nacional, es Karmelo, el hermano de Susana, la joven maestra oñatiarra que mataron en Irunberri. De los asesinos, no quieren saber nada. Se investiga a las víctimas.

Ese es el famoso relato que quieren que nos creamos.

/