1 commentaire

La primera, en la frente

Hoy comienza la multicampaña electoral. O sea, que nadie espere fair play ni condescendencia por parte de los rivales. Los electores viviremos días de vino y rosas, entre promesas que nadie cree pero que resultan tan atractivas que sólo con escucharlas uno siente el efecto placebo. Y los contrincantes ya no esconderán el colmillo para asestar dentelladas precisas y, a ser posible definitivas, para dejar tendido al contrario.

Tiempo tendremos en los próximos días para asistir a espectáculos de todo tipo. Cómicos, unos y lamentables los más.

De entrada, Pedro Sánchez está a punto de llevarse un disgusto. Ayer quiso mostrar por dónde irían sus tiros para "pacificar" o al menos aplicar bálsamo a la situación catalana y la ocurrencia se le puede volver en contra.

La idea de Sánchez de colocar a Miquel Iceta en la presidencia del Senado y ofrecerlo como un caramelo para calmar al independentismo catalán va camino de convertirse en un fiasco. Y es que se da la circunstancia de que Iceta no es senador y su elección como representante del Parlament depende de la adhesión de los independentistas, del PP y de Ciudadanos. Una compleja conjunción que pudiera frustrar la primera decisión de quien quiere jugar a la geometría variable: La primera, en la frente.

/