1 commentaire

Otro capítulo, y van...

Los "expertos" de la comisión creada en el Parlamento de Gasteiz al efecto de presentar un texto articulado de un nuevo Estatuto comparecen ahora a puerta cerrada. No se sabe muy bien por qué.

El enredo de esa comisión sólo puede entenderse por el interés de un PNV acostumbrado a mezclar cal y arena para construir un discurso soberanista y, al tiempo, afianzarse en el autonomismo que tan buenos réditos le da.

El acuerdo que alcanzaron PNV y EH Bildu en la ponencia parlamentaria era nítido en su exposición y se fundamentaba en el reconocimiento del derecho a decidir del pueblo vasco y se encomendaba una tarea muy concreta para los vascos de las tres provincias. La tarea de los juristas no era, pues, sino la de redactores de un texto articulado que pudiera someterse al refrendo de la ciudadanía. Todo lo demás sobra.

Tal vez por eso, los jelkides que saludaban el acuerdo con aires de Alderdi Eguna, comprendieron que la cosa podía ir en serio y decidieron que aquello había que pararlo y que, para que no se notara demasiado, habría que ralentizarlo, poco a poco, hasta que el motor se ahogara.

En esas estamos.

 

/