0 commentaires

Sin perder el norte


Todas las mañanas en Info7 irratia

Un día más -como todos los días desde hace demasiados años- la realidad trágica de los presos políticos vascos está sobre la mesa del debate.

Hoy sabemos que ha llegado hasta las Naciones Unidas la petición de libertad para el prisionero ondarrutarra Ibon Iparragirre, enfermo de gravedad y contra quien se ejerce una suerte de ejercicio sádico difícil de entender en pleno siglo XXI.

Ibon Iparragirre sufre y sufren sus familiares. Y sus amigos. Y todo aquel que almacene un ápice de sentimiento detrás de las costillas.

Pero no es el único. Hay, por desgracia, bastantes mas. Y al Reino de España, eso le satisface. Esa es una parte importante de la tragedia vasca.

Hace demasiadas generaciones que las vascas y vascos no conocemos cárceles vacías. Y, ahora que buena parte de los políticos están en campaña electoral, sería bueno que se pronunciaran al respecto. Porque no conviene perder el norte. Iparra galdu barik.

/