1 commentaire

Un patio de comedias

Las derechas españolas lo tienen claro. Siempre lo han tenido. Se trata de salvaguardar los intereses del capital y en tan interesante e interesada tarea, no hay diferencias ni escollos insalvables.

Lo de las pretendidas izquierdas no está tan claro. Los que nacieron al calor de la protesta ciudadana se han escindido y aún no sabemos por qué. Y del PSOE qué les vamos a contar que no se sepa.

Pedro Sánchez, fiel al último mandato de Franco, casi agónico, al que sería su sucesor apenas unas horas mas tarde, supedita todo su mandato a garantizar la unidad de su España y vuelve a la carga con la amenaza de aplicar el dramático 155, aunque no esté facultado para ello. La legalidad en estos casos, no es lo más importante.

Hasta ahí no hay sorpresa. Lo que llama la atención es que el escindido Errejón admita con naturalidad que no es cuestión de su agrado pero que, a pesar de ello, no dudará en pactar con Sánchez, de espaldas a Catalunya, claro.

Lo que está más que claro es que Franco lo dejó mejor atado de lo que creíamos y que la política española es lo más parecido a un patio de comedias.

/