0 commentaires

La diferencia de tener como presidente a Jokin Aperribay o a Layhoon Chan

La casualidad ha querido que la Junta de Accionistas de la Real se haya celebrado cuatro días después del partido en el que en el palco de Anoeta se pudo ver a su presidente Jokin Aperribay junto a su homóloga del Valencia, Layhoon Chan, una ejecutiva de Singapur a la que el multimillonario Peter Lim, máximo accionista del club, ha colocado en el cargo pese a su nulo conocimiento del fútbol y de su equipo.

La Real, que aprobó el miércoles un presupuesto de gastos para esta temporada de 74 millones de euros, se colocó con los puntos del cuarto clasificado que conduce a la Champions al ganar a un Valencia que gastará este año más de 110 y está empatado con el antepenúltimo que ocupa puestos de descenso. La distancia se vio en el campo, pero la diferencia mayor estaba en el palco.

Jokin Aperribay asumió la presidencia de la Real en diciembre de 2008 cuando estaba en Segunda y en Ley Concursal en serio peligro de disolución. En ocho años de gestión ha conseguido llevarla a jugar la Champions y a finalizar los siete últimos años con beneficios.

En la Junta se aprobó un superávit del pasado ejercicio de 6,5 millones, que ha permitido mejorar en siete años en 71 sus fondos propios –el termómetro más revelador de su salud económica–, pagar la práctica totalidad de las deudas que encontró y mantener a los mejores jugadores, recuperar a Illarramendi y realizar inversiones este verano para asegurarse la continuidad de Rulli y fichar a Juanmi y Willian José.

El Valencia aprobó unas cuentas en la Junta de Accionistas del 4 de noviembre con unas pérdidas de 31 millones de euros en el pasado ejercicio a pesar de los 30 que ingresó por jugar en Champions y Europa League. Además se presentó un presupuesto para este año con 96 millones de ingresos y 110 de gastos irreal, porque después de su elaboración ha pagado traspasos por 36,5 y ha vendido por 107,5 a sus mejores jugadores: Mustafi, André Gomes y Alcácer.

Y en el mercado de invierno, tras la cumbre que celebraron tras la derrota de Anoeta en Singapur Peter Lim, Layhoon Chan, el director deportivo García Pitarch y Cesare Prandelli, cuarto entrenador que dirige al Valencia desde que Eusebio está en la Real, acordaron hacer cambios en la plantilla con la salida de jugadores que tienen altas fichas para hacer más fichajes.

El inversor de Singapur Peter Lim compró el 82,3% de las acciones del Valencia en octubre de 2014 mediante el pago de 94 millones de euros a su Fundación. Además ha realizado préstamos a la entidad, el último al 1,5% de interés, y fichajes que distintas fuentes colocan entre los 200 y los 250 millones de euros y ventas por más de 200.

Son operaciones que han levantado sospechas porque las cantidades que se han difundido de compra son mayores que el precio real de mercado de los jugadores y ha vendido a todos los mejores futbolistas. Compraventas que casi siempre estaban asociadas al agente Jorge Mendes, amigo personal de Lim y que hace negocio con él a costa del Valencia. Ya se da por hecho que en verano venderá a Joao Cancelo al Barcelona. Las salidas de los mejores jugadores y los fichajes son constantes y eso tiene efectos deportivos muy negativos.

La figura del inversor millonario asiático también fue ofrecida en el entorno de la Real en 2007 tras su descenso a Segunda por Iñaki Badiola, que en un principio hizo una propuesta para comprar el 35% de las acciones por tres millones de euros y cautivó a los aficionados con promesas imposibles y mentiras. También Badiola presentó el dinero que entró con él en la Real como un préstamo, aunque luego no pudo recuperarlo. Y en el año que presidió el club hizo todo lo posible para hacer negocio al intentar conseguir los derechos de Xabi Prieto, a lo que éste se negó, y otros jugadores jóvenes. Y también trabajaba con dos agentes a los que pagaba cantidades fuera de lo normal por fichajes y cesiones en un club en una grave crisis. Algo que tiene sus similitudes con lo que pasa ahora con el Valencia, aunque de manera más chabacana. Llegó a utilizar incluso a su empleada del hogar para que firmara contratos...

Por fortuna la Real no fue comprada ni por Badiola ni por ningún inversor, es la SAD en la que el capital social está más rapartido entre toda la sociedad guipuzcoana. De ella apareció Jokin Aperribay un año después para poner fin a la patética etapa de una persona que no ha desaparecido de la escena del club y que participó en la Junta del miércoles.

Aperribay desveló que Badiola delegó sus acciones en una persona para que pidiera su dimisión en la Junta por algo publicado en un medio digital que difunde lo que le trasmite el expresidente y que el actual máximo mandatario realista consideró «absolutamente falso».

Aperribay no se ha apoyado en agentes para hacer negocios con ellos, sino en dos personas como el director deportivo Loren o el gerente Iñaki Otegi, que ya estaban en el club con Badiola, al que le molestaban para sus operaciones y a los que ha atacado. Pese a las criticas, desde 2008 se ha delegado en ellos la faceta deportiva y la económica con unos resultados muy positivos a pesar de que en los ruegos y preguntas de la Junta volvieron a ser cuestionados.

Pero Aperribay trasmitió en la rueda de prensa posterior a la Junta que Loren, que acaba contrato, es válido y seguirá en el club y también defendió a Iñaki Otegi, al recordar que el pago a jugadores con contratos de derechos de imagen que salieron en los papeles de Panamá no fueron responsabilidad suya, sino del Consejo de Astiazaran porque en aquellos años 2004-06 era una práctica generalizada en el fútbol y en el deporte profesional.

Basta con ver la situación económica del club para comprender la continuidad de Iñaki Otegi como gerente. Y se critica mucho a Loren, pero el Valencia ha pagado con Peter Lim por traspaso, por ejemplo, 100 millones por Rodrigo, Negfedo, Abdennour y Santos. Entre los doce jugadores más utilizados por Eusebio hay seis fichajes de Loren como Rulli, Navas, Yuri, Vela, Willian José y Juanmi, que han costado por traspaso menos de una tercera parte y cuatro llegaron sin riesgo económico al no pagarse traspaso en su primera temporada en la Real y los otros dos con una tesorería boyante que convierte en nada arriesgados los únicos fichajes realizados este verano.

Ahí está la diferencia. La Real ficha poco y retiene a los mejores para lograr la estabilidad deportiva y económica y el Valencia ficha mucho y vende a los mejores porque eso es lo que necesita un inversor que quiere hacer negocio con el club. Y además Peter Lim ficha jugadores jóvenes porque eso es lo que busca para conseguir mayores plusvalías. Eso conlleva más riesgo deportivo y menos experiencia para afrontar situaciones como las que vive ahora el club. Y cuando desde Singapur vea que no gana dinero con el Valencia…

/
derniers posts
derniers commentaires