0 commentaires

Sarkozy gobernador de Euskal Herria

En el mundo actual, cada vez más globalizado, es normal que los políticos salten desde cargos nacionales a cargos internacionales y vuelta. De ministro de finanzas al FMI, de exteriores a la OTAN, de cualquier cargo público a la UE, ONU, etc. Y vuelta al estado de origen. Sin embargo, es muy poco común, por no decir prácticamente inexistente, que los cargos públicos pasen de un estado a otro.

Alguien se imagina que Nicolas Sarkozy nombrado gobernador de Euskal Herria o Catalunya, Bavaria o Wielkopolska, o cualquier otra región europea. Hipotéticamente, Sarkozy, conservador, tiene problemas en su Francia natal, su carrera va mal, se acaba, le salen casos en los juzgados como setas tras la lluvia. En alguna capital europea donde tiene un gobierno afín, le nombran a un cargo público como gobernador. Salvando que eso es imposible sin votación dentro de la UE (al menos que sea un cargo como gobernador civil en ciertos estados), también es ilógico y algo inaceptable por cualquier sociedad moderna dentro de la normalidad.

Ahora ya llegamos al caso real. El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha nombrado gobernador (a dedo completamente) de Odessa al ex presidente de Georgia, Mijail Saakashvili. Necesitaba de la larga introducción para subrayar lo extraordinario del caso. Pero no se queda ahí.

Odessa es junto a Járkov la región de Ucrania más rusófona que sigue bajo control de Kiev. Las otras, Lugansk y Donetsk están en rebelión desde primavera de 2014. En mayo fueron asesinadas ahí varias decenas de personas, quemadas vivas en su mayoría. Eran contrarios al gobierno de Kiev, protestaban pacíficamente. Nacionalistas ucranianos los asesinaron. Hay cero condenados por el caso. Ni siquiera se ha llevado a cabo una investigación mínimamente normal.

Mijail Saakashvili fue un líder pro occidental que llevó a Georgia a la guerra con Rusia. Recibió formación en el extranjero gracias a un programa del Departamento de Estado de los Estados Unidos, también estuvo en Francia, donde conoció a su mujer, una súbdita holandesa. Perdió la guerra que empezó con Rusia. Después fue perdiendo elecciones en Georgia, a pesar de utilizar todo su poder para intentar seguir en el cargo. Finalmente huyó del país. Georgia sigue en la estela pro occidental, aunque cada vez con más reservas al respecto. Busca a Saakashvili y a su equipo por numerosos casos, desde corrupción hasta torturas. 

Y a esta persona, Saakashvili, la ponen al cargo de esta región, Odessa. Tiene lógica? Sí. Saakashvili es un proyecto estadounidense. Costó dinero, tiempo y esfuerzos. La cosa salió mal en su Georgia natal. Le dan una segunda oportunidad en Ucrania. Ello es lógico? Para Washington sí. Hace unos meses le negaron a Saakashvili el permiso de trabajo en territorio estadounidense. No lo quieren viviendo a cuerpo de rey en su territorio. Prefieren que siga pagando su “beca” en un nuevo destino.

El destino cuenta? No mucho. Que pongan a una persona reactiva con Rusia y las ideas prorrusas en una región con una sensibilidad especial con ese tema sería un escándalo normalmente en cualquier país. No en Ucrania, ahí se juega una partida del gran juego. Por un bando Rusia y su influencia en los rebeldes del Donbass. Por otro Washington, con su control sobre Kiev, a quién tienen cogido por las partes nobles mediante su gran necesidad de financiación (ya se sabe, FMI, Banco Mundial y tal).

Bruselas? No sabe, no contesta. De otra manera no hubiera permitido el nombramiento de Saakashvili a un cargo semejante. Sarkozy no tiene oportunidad real, espero, de llegar a Gobernador de Euskal Herria, pero a 3 horas de avión desde Bruselas la cosa y los estándares democráticos cambian.

/
derniers posts
derniers commentaires