07/08/2018

Jokin Etxabe pide una oportunidad

Se ha recalificado como amateur con Eiser con el deseo de convencer al Murias y a la Fundación tras no cumplir lo pactado el Interpro.

Joseba ITURRIA
0807_kir_ciclismo

Jokin Etxabe (Bergara, 1994) se clasificó sexto el domingo en Oiartzun en la segunda carrera que disputaba en Euskal Herria con el Eiser después de romper el contrato con el Interpro Stradalli porque su segundo equipo continental no podía asumir los pagos por falta de presupuesto.

Según explica Jokin Etxabe a GARA, «el equipo no tenía el presupuesto para pagar los sueldos y no tenía sentido no correr hasta final de año si no cobras. La solución mejor era hasta final de temporada recalificarme amateur. No es lo que quiere un ciclista, pero lo primero es sentirte ciclista, entrenarte, ir a las carreras, ponerte un dorsal y esas sensaciones no perderlas».

Empezó bien el año con un segundo puesto en una etapa y un tercero en la general del Tour de Indonesia y después corrió el Herald Sun Tour con equipos World Tour. Mes y medio después, volvió en Loire Atlantique y Lizarra antes de ser séptimo en la etapa reina y octavo en la general de Marruecos. Acabó el 49º en Castilla León y el 47º en Aragón, corrió dos pruebas en Noruega entre medias, y ahí se acabó su andadura en el Interpro el 13 de mayo y el 15 de julio debutó con el Eiser en Gatzaga.

«Quieres continuidad»

Ha querido volver al calendario vasco para intentar convencer al Euskadi Murias o a la Fundación Euskadi para que le den la continuidad que no ha tenido en dos años en el extranjero, con solo 23 días de competición en el Axeon en el calendario UCI y 27 en el Interpro: «Quieres continuidad. Estás sin correr un mes y medio, tienes que volver a coger el ritmo y llevar una progresión es difícil. Necesitas continuidad para mantener o subir el nivel. Mi pena es que al principio estaba muy bien tras correr en Indonesia y Australia y luego estás dos meses sin correr y en Indurain te encuentras a la gente que iba a la Itzulia con otro ritmo y no puedes mostrar tu nivel. Me queda esa pena».

Destaca que su compañero de cuadrilla y de entrenamiento Julen Irizar ha progresado mucho más con un buen calendario con el Euskadi Murias estos dos años: «Me da envidia porque se entrena y descansa como yo, pero tiene continuidad con el calendario que le ha permitido correr con World Tours y eso te da un punto para andar adelante».

Por eso se toma lo que queda hasta final de temporada para lograr una oportunidad: «No creo que haya muchos ciclistas vascos con mi experiencia y con 87 puntos UCI. A ver si me dan la oportunidad los equipos de aquí. Cuando estás fuera te das cuenta de que el ciclismo verdadero está aquí. Si quieres mostrar tu nivel tienes que hacerlo en los equipos vascos, que te dan continuidad de calendario para poder mejorar tu nivel».

Pide que los equipos vascos den oportunidades a los ciclistas vascos: «En Euskal Herria hay nivel y esa tiene que ser la base, no traer corredores de fuera para formarlos y darles oportunidades. Y no solo a ciclistas, también a entrenadores o auxiliares. Te fijas en el World Tour y hay muchos vascos porque hay nivel y somos muy profesionales. He ido a Noruega y ves que allí los noruegos, finlandeses o daneses tienen equipos solo con corredores de sus países. Dan oportunidades primero a los de su país y ves a Noruega y hay mucho nivel porque tienen metido en la cabeza que hay que dar la oportunidad a la gente de allí. Aquí debería ser igual. Así creció Euskaltel cuando salió la camada buena de los Izagirre, Nieve, Landa... y se ve ahora dónde están ellos. Hay que creer en la gente, darle una oportunidad un año o dos y luego la carretera te dejará en tu lugar».

«Si es el final de un ciclo, empecé con mi hermano y con él lo acabaré»

Explica que eligió el Eiser porque «tenía la ilusión de volver a estar con mi hermano Beñat. Llevaba mucho tiempo sin correr, le daba muchas vueltas a la cabeza y será el último año del hermano, el mío no lo sé, pero hasta final de temporada si es el final de un ciclo con mi hermano empecé y con él lo acabaré. Además en Eiser hay parte de la estructura que estuvo en Seguros Bilbao y eso te da más confianza». Le da pena que Beñat no haya podido demostrar su nivel por el virus que ha cortado su progresión: «Hay días que está muy bien y otros en los que el cuerpo no responde, tiene altibajos».

Tiene claro que dejará la bicicleta si no le llega la oportunidad por la que peleará estos meses. En la Vuelta a León fue cuarto en la etapa reina después de quedarse sin opciones a la general tras una larga fuga en la primera etapa y en Oiartzun también se escapó de salida, peleó la montaña y entró en el sexteto que se disputó la victoria.

«Tras estar tanto tiempo parado en León en los últimos días y en Oiartzun las sensaciones han sido muy buenas, a mi nivel. Voy a hacer el Euskaldun y la Vuelta a Cantabria a comienzos de setiembre, todo lo que corre el equipo, para acabar la temporada con buen sabor de boca. Luego lo que venga vendrá para bien o para mal. Sé el nivel que tengo cuando estoy bien y si puedo demostrarlo quedaré contento».J.I.

LA CONCLUSIÓN


«No creo que haya muchos vascos con 87 puntos UCI. Cuando estás fuera te das cuenta de que el ciclismo verdadero está aquí y si quieres mostrar tu nivel tienes que hacerlo en los equipos vascos».