08/09/2018

EDITORIALA
Pioneras por la salud, la educación y la libertad

La entrega por parte del Ayuntamiento del Iruñeko Zapia a Elisa Sesma, Pablo Sánchez-Valverde y Mari Cruz Landa, médicos especializados en ginecología con una larga experiencia profesional en defensa de la salud y la educación sexual, es un reconocimiento que trasciende con mucho lo local, va más allá de estas personas y se extiende a toda una generación de profesionales de la salud sexual. Son colectivos y personas que, tras la muerte de Franco, se pusieron al servicio de una sociedad que había vivido cuarenta años en la negación de una sexualidad sana, carcomida por la culpa cristiana y con todas sus libertades castradas. Combatieron esa oscuridad desde la medicina y la educación, siempre en favor de la libertad y los derechos, a menudo en condiciones muy duras. Son, entre otras cosas, precursores del derechos a abortar de manera legal y segura.

En el caso de la capital, el Centro de información y planificación sexual Andraize, al que pertenecían las médicos homenajeadas ayer, fue modélico y en muchos aspectos referencial para otros proyectos en Euskal Herria y en el Estado. Aquellas pioneras sufrieron amenazas, persecución, juicios y un pesado estigma. Enfrente estaban un Opus Dei que mandaba más que los representantes políticos y una derecha feroz que se resistía a perder sus privilegios. De su lado se puso una parte importante de la ciudadanía que quería saber, respetar y ser respetada, no sufrir innecesariamente y disfrutar. Mujeres, jóvenes y familias que querían construir otra sociedad y otro país, con otros valores, que querían acelerar un cambio político que, en este y otros frentes, no terminaba de nacer. El premio de ayer reconoce que ese cambio, aún imperfecto e inacabado, ha avanzado mucho en estas cuatro décadas.

Es evidente que queda mucho por hacer en el terreno de la educación sexual. Aun así, conviene poner en valor lo realizado, tanto desde la resistencia como en la construcción, a favor de una sexualidad libre, sana y alegre.