12/09/2018

El PNV mantendrá a Stoa en Miñano salvo si hay condena por cohecho

La continuidad de la empresa Stoa como asesora en la ampliación del parque tecnológico de Miñano dependerá de la sentencia que se dicte en el «caso de Miguel», en el que su administrador, Sergio Fernández Oleaga, está imputado por amaño en esta adjudicación.

GARA|GASTEIZ
0912_eh_miguel

El Ayuntamiento de Gasteiz aguardará a que se dicte sentencia en el «caso de Miguel» para decidir si rescinde o no el contrato con Stoa. Para su administrador, Sergio Fernández Oleaga, la Fiscalía pide 12 años de cárcel por su presunta implicación.

La concejala de Desarrollo Económico Sostenible y miembro del consejo del parque tecnológico, Nerea Melgosa, aseguró ayer que la empresa continúa los trabajos que se le adjudicaron en 2009 porque la adjudicación «es legal», aunque garantizó que en caso de que la sentencia del juicio constate alguna irregularidad «se rescindirá el contrato».

Melgosa hizo estas declaraciones durante una comparecencia extraordinaria solicitada por el PP y EH Bildu, que cuestionaron que se cuente para este trabajo «con una empresa cuyo representante está imputado por el amaño de la adjudicación» y criticaron además que se quiera ampliar la superficie del parque de Miñano cuando «no hay demanda de las empresas».

«No vamos a permitir que la ampliación de la ciudad se haga a través de contratos corruptos», afirmó el corporativo soberanista Antxon Belakortu.

Ante las críticas, la edil jeltzale respondió que la adjudicación a Stoa se produjo en 2009 un año después de que se sacasen a concurso las tareas para la asistencia técnica en la ampliación de los terrenos del parque tecnológico, al que concurrieron seis empresas y se adjudicó a Stoa por las condiciones económicas que ofrecía.

«No ha habido ninguna nueva contratación ni adjudicaciones a la empresa Stoa, que fue la ganadora de un concurso público abierto en 2009», recalcó Melgosa, que matizó que «si en este o en cualquier otro procedimiento existiera alguna irregularidad y así lo confirma el juez, se pedirán las correspondientes responsabilidades y se procederá a rescindir el contrato».

Respecto a la ampliación, aunque la revisión del Plan General de Ordenación Urbana no la aconseja, la concejala justificó hacerla por la decisión adoptada en 2008 y por el hecho de que varias empresas internacionales pidieron parcelas de más de 100.000 metros cuadrados, una superficie que a día de hoy no está disponible.

Melgosa manifestó que se busca preparar terrenos de cara al futuro ya que esta tramitación urbanística puede tardar hasta cinco años, y que pese a iniciarse el proceso en 2010 el Consistorio acabó desestimándolo y obligó a iniciar el expediente, por lo que este año Stoa ha retomado el proceso que ha hecho saltar la polémica.

CRÍTICAS


EH Bildu considera que tras el contrato con Stoa hay «una adjudicación amañada». El PP asegura que tendría que haberse suspendido cautelarmente mientras se dirime el procedimiento judicial.