12/02/2019

Pompeo advierte a Hungría por sus relaciones con Rusia y China

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, reclamó ayer a Hungría que no deje a Moscú «profundizar en las divisiones» entre los países occidentales y de los «riesgos» de la colaboración con China.

GARA|BUDAPEST
0212_mun_pompeo

«Los rusos y los chinos han logrado tener más influencia aquí, pero no comparten en absoluto los ideales americanos que tanto apreciamos», lamentó el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, antes de su encuentro con el primer ministro húngaro, Viktor Orban, en el primer día de su gira por centroeuropa. «No podemos dejar a Putin abrir divisiones entre los amigos de la OTAN», añadió.

El ministro húngaro de Exteriores, Peter Szijjarto, replicó calificando de «enorme hipocresía» las críticas de los occidentales a la vez que mantienen lazos comerciales con Moscú, y puso como ejemplo el caso del proyecto de gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania, que asocia al grupo ruso Gazprom con varias empresas europeas.

«Ya basta de que nos presente siempre con una estrecha relación con Rusia» protestó.

Washington no oculta su preocupación por la orientación diplomática húngara hacia el este. Orban ha pedido el levantamiento de las sanciones europeas contra Rusia, y Hungría, dependiente de los hidrocarburos rusos, recibió un préstamo de Moscú para financiar la ampliación de su central nuclear

Pompeo también advirtió de la colaboración con China. «La ayuda de Pekín a veces se acompaña de condiciones que harán que Hungría esté en deuda económica y políticamente», afirmó, y se refirió al reciente acuerdo del grupo chino de telecomunicaciones Huawei para desarrollar la red 5G en Hungría.

Pese a todo, Budapest y Washington anunciaron un próximo acuerdo de cooperación militar que facilita el acceso del Ejército estadounidense a territorio húngaro. Pero Pompeo también tuvo un gesto menos amistoso y aprovechó para reunirse con organizaciones opositoras en el punto de mira del Gobierno húngaro.

LE PEN


La presidenta de la ultraderechista Agrupación Nacional, Marine Le Pen, denunció la «utilización política y electoralista» de la diplomacia por parte del presidente francés, Emmanuel Macron, tras la retirada del embajador francés en Italia.