15/04/2019

3·G + 1·K =La Fórmula Definitiva
415_ibiliz_ermukosantutegia

Si alguien me preguntara, cuál es la Fórmula Definitiva para conseguir el perfecto día de montaña, le respondería; 3·G + 1·K. Esto es, hacerse en una sola etapa el Ganeta, el Ganekogorta y el Gallarraga, sumando cómo no, el Kamaraka. A continuación, os dejo los pasos para que podáis ir resolviendo la ecuación.

Desde el núcleo urbano de Laudio tomaremos dirección Okondo. Pronto, encontraremos la salida al Santuario de Santa Lucía-Ermua, la cogeremos. Avanzaremos por la nueva pista asfaltada para salirnos de ella después del segundo cruce. Lo haremos por una pista de barro marcada con las señales del GR, paralela al río Inarrondo. Más adelante, la pista abandona el río. Cuando la pista desciende un poco y se divide en 2, cogeremos la pista que va de frente. Seguiremos las marcas del recorrido, volviendo así al río Inarrondo. A partir de entonces, nos tocará una zona muy chula equipada con escaleras y pasamanos.

Una vez abandonado el río, llegaremos a la pista asfaltada de antes. La seguiremos hasta llegar al admirable Santuario de Ermua. Detrás de su campanario, existe una vaguada que va por toda la larra, la seguiremos. Saldremos a una pista que nos llevará a un collado, donde podremos observar los restos de “El cinturón de hierro”, esto es, la línea defensiva de los gudaris en la Guerra Civil. A la derecha sale otra pista que, enseguida, se convierte en sendero y nos dejará en el Kamaraka (797 m).

A partir de ahora, el recorrido se torna grandioso. Consiste en seguir la pista que va por todo el filo hacia el Ganekogorta. Cuando estamos en la base de la pared este del Ganekogorta, sale una pista dirección suroeste, llaneando. Pronto, dicha pista se convierte en sendero hasta empalmar con otra nueva pista a nuestra izquierda. Seguiremos esta curiosa y bonita pista tallada en la pared de la montaña marcada con mojones. Más adelante, los mojones nos indican que deberemos tomar un sendero que sube en zig-zag hasta una larra, seguiremos avanzando dirección suroeste. En un momento dado, el sendero se convierte en pista y empieza a descender. Es entonces cuando deberemos abandonarlo y salirnos a la derecha por otro difuso sendero, buscando la manera de rodear el paredón este del macizo del Ganekogorta y salir al filo principal de dicho macizo.

Una vez en el filo, el camino hacia el Gallarraga está expedito. Solo tenemos que continuar por el perfil principal para conquistarlo. El último tramo está equipado con una cuerda. Y es que, la parte final es una chimenea con pasos de II-III en los que hay que andar con cuidado. Nada más resolverlo, ante nuestros pies el Gallarraga (901 m), sublime.

En adelante, el juego consiste en volver sobre nuestros pasos para continuar por el sendero que va todo el filo. Esta zona de pastos verdes y afilados y rocosos acantilados evoca el recuerdo de paisajes irlandeses. Así llegaremos sin pérdida al Ganekogorta (999 m), por un metro.

Seguiremos dirección norte por un sendero que va por todo el perfil de la montaña hasta llegar al collado sur del Ganeta. Aquí una evidente pista que continúa por todo el filo, nos dejará en el collado que está entre el Pagasarri, cumbre mítica entre los bilbaínos, y el Ganeta (685 m), podéis subir ambas por casi el mismo precio.

Solo nos resta coger la pista marcada por el cartel de “Bilbao-Errekaleor”. Esta pista desciende del este al oeste por la ladera norte del Ganeta. Luego, gira para acabar en un collado. En adelante, se convierte en un bonito sendero marcado con señales blanquirrojas. Cuando salgamos de nuevo a la pista, lo haremos al lado de una vaguada por la que descenderemos para salir, de repente, al mismo barrio de Errekaleor. Y es que una ruta así de buena solo podía acabar en una ciudad a la altura de la misma, cómo no, en el gran Bilbo.