16/04/2019

El PNV acusa por igual a Vox, Cs y EH Bildu

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, aseguró ayer que Vox, Ciudadanos y el entorno de la izquierda abertzale «han buscado la foto» y «a veces se retroalimentan».

I.I.|gasteiz
0416_eg_republicanos

Las protestas por la presencia de Ciudadanos en Errentería y Vox en Donostia y Bilbo han llevado al PNV a tratar de poner al mismo nivel a los partidos que acuden a una localidad en la que no tienen ninguna representación o piden respeto para el franquismo y a quienes se pronunciaron contra ellos. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, aseguró que «quienes han salido a la calle han sido esos grupos que han estado apoyando la violencia y la lucha callejera, y alimentando, no sé si con más o menos proximidad, ese mundo con el que está de acuerdo la izquierda abertzale».

Según dijo Aitor Esteban en Radio Euskadi, «todo el mundo tiene derecho a hablar», y Vox y Cs tenían que haber hablado «con total tranquilidad», sin que pasara nada y, luego, los demás dirían lo que pensaran.

Para el PNV, por tanto, Vox, Ciudadanos y el entorno de la izquierda abertzale «han buscado la foto», querían «provocar una mala imagen de Euskadi». «Unos lo buscaban y otros también porque, a veces, se retroalimentan», dijo Esteban.

Su opinión no dista mucho de la del candidato del PSE por Gipuzkoa, Odón Elorza, quien afirmó que «lo que ha acontecido en Errenteria, lo mismo que el otro día en San Sebastián, es una demostración de que hay sectores todavía en EH Bildu, del mundo de la llamada izquierda abertzale, que carecen de cultura democrática».

A Elorza parece habérsele pasado por alto la asistencia en las protestas del exalcalde de Errenteria por el PSE Adrián López, a quien se puede ver en una de las fotografías que acompañan estas líneas.

Mendoza: «Espontaneidad»

El alcalde de Errenteria, Julen Mendoza, de EH Bildu, explicó en Radio Euskadi que las protestas fueron plurales y transversales. Hubo espontaneidad en las personas que salieron a la calle y se encontraron con eso. Lo que había en la calle era muy diverso, no había convocatoria de ningún tipo y se acercaron personas de diversa ideología, gente muy diversa. No hubo una convocatoria oficial».

Expuso Mendoza que lo convocado por Cs en su localidad no era un acto electoral como tal, sino «un acto que busca una intencionalidad muy clara». Afirmó que como alcalde «hubiese preferido, como muchas personas del municipio, que no se celebrara». Y recordó que «hubo expresiones pacíficas por parte de vecinos» como la instalación de lazos amarillos en algunos edificios».

Otegi: «Buscan ruido»

En un acto político celebrado en la tarde de ayer en Bilbo, Arnaldo Otegi apuntó que Casado, Rivera y Abascal «han venido a nuestro país en busca de ruido, no han venido en busca de votos porque saben que aquí no representan a casi nadie, que son marginales porque los vascos y vascas rechazamos de plano su proyecto reaccionario y autoritario» .

Arnaldo Otegi subrayó que los tres son conscientes de ello, pero «han venido a Euskal Herria para intentar trasladar a la sociedad española que no nos van a dejar avanzar en nuestro proyecto nacional y social; por eso hablan constantemente de EH Bildu y de mí, porque somos y representamos todo aquello con lo que quieren terminar para que perdure su proyecto de la España unida, grande y libre».

Sortu, por su parte, hizo pública una nota en al que sostiene que la presencia «de los ultras» enfada a «personas de diferentes afiliaciones políticas». Por ello, en su opinión, «habría que preguntarse por qué consiguen enfadar tanto a tanta gente. ¿Qué es lo que nos rememoran?».

También LAB se pronunció. Llama a «combatir el fascismo» y «la nueva era del capitalismo» el 28 de abril en las urnas, «reforzando la izquierda soberanista», y también «en los centros de trabajo y en la calle».

 

Casado ve «silencio cómplice» de Sánchez

No hay nada que los partidos dejen escapar en esta campaña. Ante la situación creada este fin de semana en Euskal Herria, el líder del PP y candidato a la Presidencia, Pablo Casado, denunció ayer el «silencio cómplice» que a su juicio mantiene el presidente Pedro Sánchez con los «actos violentos» en esta campaña, aludiendo a la protesta ante Cs en Errenteria.

Casado reclamó a Sánchez que diga si está «al lado de los partidos que jalean la violencia o si va ya a anunciar medidas contundentes para evitarlo» y le exigió que no se oculte «en el burladero de la mentira». «Esta campaña va de eso: a algunos nos escrachean y nos insultan y otros directamente lo justifican o lo jalean», aseguró el candidato del PP.

El presidente del Gobierno español no habló sobre esto, pero sí lo hizo el ministro de Interior cabeza de lista del PSOE al Congreso por la provincia de Cádiz, Fernando Grande Marlaska: «En un Estado de Derecho todos debemos manifestarnos con la suficiente paz y tranquilidad», a lo que añadió que «no se tiene razón por gritar más, y menos aún si se ejercita algún tipo de violencia o coacción contra otros».

El presidente de Cs, Albert Rivera, aseguró, por su parte, que no pondrá denuncia por los hechos, pero que la Fiscalía debería actuar de oficio por lo de Errenteria: «Se me ocurren unas cuantas caras, insultos y amenazas que son constitutivas de delito».

En cualquier caso, Rivera encontró también con quien confrontar por esta materia y fue con Unidos Podemos. Exigió a Pablo Iglesias que pida perdón y rectifique las palabras de su secretario de Organización, Pablo Echenique, que acusó a Rivera de ir a Errenteria a «incendiar la convivencia».

Vox anunció ayer que presentará «en las próximas horas» una denuncia en el juzgado contra el responsable de la comisaría de la Ertzaintza en Donostia por la «incompetencia» con la que diseñó el dispositivo de seguridad del acto que este partido celebró el sábado en el Kursaal.

Vox acusó a los responsables de la comisaría de «ineficacia, incompetencia y falta de previsión técnica», motivo por el que presentará la denuncia.

El partido de extrema derecha expresó, sin embargo, su «comprensión y solidaridad» con los agentes del dispositivo, quienes quedaron «totalmente vendidos y superados por la situación».

Según Vox, «el dispositivo policial fue claramente insuficiente, o no se posicionaron en los lugares adecuados o no recibieron las órdenes pertinentes de actuar con los medios o la contundencia necesaria para evitar algo que era perfectamente previsible», apostilló.GARA