14/08/2019

Reportage
 
EL PODER ADQUISITIVO LATINO CRECE MÁS RÁPIDO QUE EL DEL RESTO DE EEUU

El ritmo de crecimiento del poder de compra de la población hispana es «más del doble» que el del resto, según un informe de la consultora Nielsen, que llama a las compañías a construir relaciones «auténticas» con esta comunidad «estadounidense».

Agencia EFE
0814_eko_elpaso

El estudio “Oportunidad Latinx: Poder en el camino a la compra” detalla que para 2023 el poder adquisitivo de los latinos alcanzará los 1,9 billones de dólares. Esta minoría de alrededor de 50 millones, cerca del 20% de la población de EEUU, «gasta cada vez más su dinero en marcas que se alinean con sus valores personales y que comprenden su trayectoria personal».

Con una edad promedio de 28 años frente a los 38 años de la población general, este grupo demográfico «altamente influyente» ha crecido durante la era digital y se acerca rápidamente a sus años de ingresos máximos, «lo que representa el 75% de todo el crecimiento de la fuerza laboral» del país en los últimos seis años, subraya el estudio. Stacie Armas, vicepresidenta de Iniciativas Estratégicas y Captación de Clientes de Nielsen, indica a Efe que en estos «tiempos difíciles» para los hispanos –por el reciente tiroteo en El Paso (Texas), cuyo autor buscaba «matar mexicanos», y por las duras políticas migratorias– conocer la «verdad» sobre esta minoría cobra una mayor relevancia.

«Lo que las marcas pueden hacer es comprender realmente no solo nuestra trayectoria como consumidores, sino nuestra trayectoria como estadounidenses», recalca. Por ello, insta a empresas y anunciantes «a dejar de irse por los lados, a ir de frente y realmente aprovechar la oportunidad de construir una relación auténtica» con los latinos.

Según el informe, los latinos son «jóvenes, económicamente poderosos y con una población en crecimiento», y además tienen una capacidad única de combinar la experiencia de compra física y digital.

Los consumidores latinx (término que se usa para incluir a mujeres y hombres) que hacen sus compras en sus teléfonos inteligentes son casi el doble que aquellos que lo hacen en un ordenador o una tableta. «Utilizan las redes sociales no solo para organizar nuestra comunidad, sino también para interactuar con las marcas y el entretenimiento», recalca la experta. «Están realmente predispuestos a entablar relaciones cercanas, diálogo y conversación», añade.

El 33% prefiere comprar cosas que sus amigos o vecinos aprobarían, un 20% más que la población en general, y el 79% compra alimentos con otra persona, con frecuencia con miembros de la familia que participan en la toma de decisiones. Armas resalta que «hay una oportunidad muy clara para que las marcas y las empresas se relacionen con los consumidores latinx no solo para lograr crecimiento, sino también para construir relaciones leales y auténticas».

«Los especialistas en marketing deben ser muy conscientes de que los consumidores latinx difieren de la población general de Estados Unidos», señala el informe. Armas hace un llamamiento a aprovechar esa naturaleza «altamente social» de la comunidad hispana y su amor por la tecnología.

El 57% de los hispanos disfruta deambulando por las tiendas buscando productos nuevos e interesantes y un 48% considera que comprar es una excelente manera de relajarse, lo cual supera en un 10% y un 15%, respectivamente, a la población en general.

Nielsen se ha asociado al Censo de 2020 porque, explica Armas, «de alguna manera todos los negocios en Estados Unidos deciden en base» a ese conteo. En ese sentido, la vicepresidenta de la consultora hizo un llamado a los hispanos a no temer y participar en este proceso, que ha llegado incluso a la Corte Suprema de Justicia de EEUU, que rechazó que se incluyera una polémica pregunta sobre el estado de la ciudadanía.

«Cuanto más se nos cuenta y se nos representa, más se pueden escuchar nuestras voces y se pueden asignar recursos a nuestra comunidad», sostiene Armas.

El estudio de Nielsen resalta que los datos «precisos del censo nunca han sido más importantes, debido a la rápida diversificación de la población de los Estados Unidos». «Sentimos que tenemos la responsabilidad o la obligación de utilizar nuestros datos para decir la verdad sobre nuestra comunidad y nuestro poder, y cómo estamos cambiando la faz de Estados Unidos», insiste.

Al mismo tiempo, considera que el otro gran desafío de 2020 para los hispanos es registrarse para votar en las presidenciales, señalando que no es necesariamente cierto que los latinos no votan, sino que fallan a la hora de inscribirse en el padrón electoral.

 

El Censo de 2020 NO RECOGERÁ LA PREGUNTA SOBRE LA SITUACIÓN LEGAL

La polémica sobre el Censo de 2020 se avivó cuando, en marzo de 2018, la Administración de Donald Trump anunció que se preguntaría a toda la población de EEUU sobre el estado legal de su ciudadanía, lo que nunca se ha hecho en la encuesta que se envía a todos los hogares desde 1950.

El Departamento de Justicia defendió que los datos resultantes serían «críticos» para hacer cumplir la Ley de Derechos de Votación y prevenir la discriminación racial en las urnas. Pero se alzaron muchas voces señalando que la Casa Blanca trataba de ocultar los verdaderos motivos del cambio.

El pasado 27 de junio, la Corte Suprema falló en contra de la controvertida pregunta, considerada racista por muchos de sus detractores.GARA