11/09/2019

Abdenabi, huelguista de Huerta de Peralta, no será encarcelado

Abdenabi, uno de los huelguistas de Huerta de Peralta, no será encarcelado ni expulsado a Marruecos, ya que su defensa ha alcanzado un acuerdo con la Fiscalía. La Policía Foral, que cargó contra los huelguistas, le acusaba de agresión contra un agente.

Martxelo DÍAZ|IRUÑEA
0911_eko_abdenabi

Abdenabi, uno de los huelguistas de Huerta de Peralta, no será encarcelado ni expulsado del Estado español, ya que su defensa ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía, según revelaron ayer ante el Palacio de Justicia de Iruñea representantes de los colectivos que le apoyan.

Durante la huelga en la que los trabajadores de Huerta de Peralta lograron importantes mejoras en sus condiciones laborales y que se convirtió en un hito en el agro y en el sindicalismo navarro, Abdenabi, uno de los participantes en la protesta, fue acusado por la Policía Foral de agresión a un agente. La Fiscalía pidió dos años y medio de cárcel y cinco años de expulsión del Estado español. LAB, convocante de la huelga, denunció la represión de la Policía Foral contra los trabajadores, que se saldó con heridos de consideración.

Según informaron ayer, la defensa de Abdenabi ha alcanzado un acuerdo con la Fiscalía por el que se reduce la petición de pena y, como consecuencia, el trabajador no entrará en prisión ni será expulsado del Estado español hacia Marruecos.

Los colectivos que impulsaron la campaña #AbdenabiLibre y #AbdenabiSeQueda valoraron positivamente este acuerdo porque permite que el trabajador siga libre y residiendo en Nafarroa. En este sentido, subrayaron que la solidaridad y la resistencia generada desde las propias personas migrantes y que se extendió entre el movimiento popular navarro han sido elementos clave para que Abdenabi quede libre.

Sensación agridulce

«La alegría manifestada no pretende esconder nuestra indignación por saber que el acuerdo alcanzado no es más que fruto de la amenaza permanente que sobre las personas migrantes ejercen las fuerzas policiales y las instituciones valiéndose del perverso cruce entre la Ley de Extranjería y la Ley Mordaza», destacaron los representantes de los colectivos que han apoyado a Abdenabi.

«Abdenabi ha tenido que aceptar un acuerdo por una agresión que nunca se dio sencillamente porque, de lo contrario, hubiera sido expulsado», insistieron. «Nosotros y nosotras sí te creemos», remacharon.

Por ello, denunciaron el racismo institucional, judicial y policial «que provoca la criminalización de la migración, la desatención hacia las necesidades básicas de las personas migrantes y racializadas y la aplicación de políticas y medidas persecutorias, restrictivas y xenófobas».

Alertaron de que el de Abdenabi no es un caso aislado. «Se trata de una situación muy generalizada en el campo navarro y de todo un entramado empresarial e institucional que busca lucrarse y obtener beneficios a partir de la explotación laboral de las personas migrantes prevaliéndose de la situación de vulnerabilidad a la que el sistema les relega».

Por ello, mostraron su voluntad de «seguir trabajando juntas para destapar y denunciar el racismo que sabemos que está dándose en muchas empresas del agro navarro».

«No vamos a permitir que ningún caso quede sin denuncia; y también continuaremos enfrentándonos a todas y cada una de las manifestaciones racistas de nuestro sistema: institucionales, laborales, patronales, judicial y policiales».

HUERTA DE PERALTA


Abdenabi participó en la huelga de Huerta de Peralta, donde los trabajadores consiguieron importantes mejoras en sus condiciones laborales tras semanas de protesta en diciembre y enero, un hito del sindicalismo navarro.

ACUERDO


La Policía Foral, que cargó duramente contra los huelguistas de Huerta de Peralta, acusó a Abdenabi de agresión a un agente. Le pedían dos años y medio de prisión y la expulsión a Marruecos. El acuerdo con la Fiscalía ha evitado la cárcel y la expulsión.