22/01/2020

¿«Bienvenidos al club»?

En el quiosco había ayer un titular en primera página a cinco columnas que rezaba: «EH Bildu cambia su estrategia y facilitará los Presupuestos de Nafarroa». Semejante contundencia choca con la realidad. Con el máximo respeto a los colegas, hay ahí algo que chirría: desde el 28 de enero de 2016 hasta el 20 de diciembre de 2018 EH Bildu ha votado a favor de los presupuestos navarros, uno detrás de otro, de 2016, 2017, 2018 y 2019. De todos. Así que estos de 2020 serán los quintos. Y si pretendían destacar que apoyará a una lehendakari del PSN, el margen de sorpresa se alivió ya en la investidura.

Los acuerdos presupuestarios de EH Bildu en Nafarroa e Irun han sido encajados por opinadores del ámbito jeltzale con un repetido «bienvenidos al club», como si jamás la izquierda independentista hubiera ejercido el pragmatismo estratégico.

Recordemos: el 29 de diciembre de 1998 Euskal Herritarrok vota a favor de la investidura de Juan José Ibarretxe pese a que en la reunión de la víspera no hubo acuerdo. PNV y su socio, EA, hoy en EH Bildu, sumaban 27 escaños y necesitó de los 14 de EH para ser elegido frente a Carlos Iturgaiz. El 18 de mayo de 1999 se firmó un acuerdo parlamentario entre Ibarretxe, Arzalluz, Egibar, Garaikoetxea, Larreina, Otegi y Permach. Y a finales de diciembre de ese mismo año, cuando ETA ya había roto su alto el fuego, EH y el Ejecutivo de Lakua suscribieron un acuerdo presupuestario para el año 2000.

El 30 de diciembre de 2004 Euskal Herritarrok propició la aprobación del Nuevo Estatus, con un voto decidido nada menos que en mayo. Los jeltzales, al menos lo que siguen a Ibarretxe, tampoco debieran olvidar que su candidato fue investido lehendakari el 23 de junio de 2005 gracias a dos votos de EHAK, puesto que el tripartito sumaba 32 escaños frente a los 33 de PSE y PP, que tenían por candidato a Patxi López. Y el 27 de junio de 2008 de nuevo fue EHAK quien permitió al lehendakari aprobar su Ley de Consulta.

EH Bildu gobernó en la Diputación de Gipuzkoa con acuerdos presupuestarios con PNV y PSE y en 2017 les apoyó en Araba. Visto todo: ¿de qué club hablan?