12/11/2013

Cifras

Desde luego, cuando escribí hace unos días sobre los cien muertos en Filipinas era previsible que la cifra iba a aumentar, pero los datos de última hora empiezan a ser de una magnitud inabarcable para los adjetivos de uso ordinario. Más de diez mil seres humanos muertos de una vez por causa de una manifestación violenta de la naturaleza es motivo de un cortocircuito general. No hay palabras para describir tanta muerte, tantas historias, tantas imágenes sobrecogedoras que se amontonan como los barcos, los edificios, los cuerpos. No hay manera de acostumbrarse a estas situaciones ni a estas cifras.

Y es muy difícil tendiendo esta realidad tangible y en primera opción interesarse por cualquiera otra circunstancias televisiva, como puede ser el triunfo en motos de un trío de jóvenes catalanes, entre los que está el que parece estar llamado a marcar una época en el motociclismo mundial ya que se proclamó el campeón del mundo en la categoría superior, Motos GP, más joven de la historia, Marc Márquez un chaval muy mediático, muy espontáneo, dotado de una capacidad innata para pilotar esas máquinas a más de trescientos kilómetros por hora con la sencillez de un patinete. Comunica como pocos y siempre transmitiendo buen rollo. La audiencia en Telecinco fue astronómica. En este fin de semana hubieron otras imágenes recargadas de significados o de insignificancia política, según cómo se mire. Los del PSOE están haciendo ver que quieren salir del hoyo, pero no parecen encontrar el camino de retorno a una primera línea comunicativa. Todo son dudas, reiteraciones, cromos repetidos, mensajitos de segunda categoría, una actitud defensiva, sin una mínima carga ilusionante. Las imágenes que recibimos parecían de una reunión de funcionarios para protestar por tener que fichar cada día. Sus mensajes tienen menos enjundia que el programa de Rajoy, lo que es un auténtico ejercicio de nadería supremo. Siguen apareciendo los mismos para encabezar los carteles, no hay ni una idea que llame la atención. Lamentable puesta en escena, peor resumen, los canales televisivos no tuvieron que esforzarse mucho para dejarles mal, ellos se aplicaron en hacerlo peor.