12/11/2013

Grandes empresas exigen más rebajas fiscales y menores costes salariales

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), lobby formado por las quince principales empresas del Estado español, compareció ayer en Bilbo en un encuentro en el que sus representantes reclamaron mayores ventajas fiscales y abogaron por la «moderación salarial».

GARA BILBO
P025_f01_666x666

El CEC es un organismo formado por 15 de las principales compañías del Estado español y el Instituto de Empresa Familiar, que se encuentra de gira exponiendo su visión sobre la economía española y la vasca, en particular. Ayer organizó un en- cuentro en Bilbo en el que participaron los presidentes de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, de Tubacex, Álvaro Videgain, y de Velatia, Javier Ormazabal, y el director de Economía de Telefónica, Antonio Mielgo.

Durante su intervención, Galán pidió a las diputaciones una reducción de las cargas fiscales para fomentar el consumo, la inversión y atraer a los grupos tractores de la economía. Afirmó también que entre las tareas pendientes está «continuar con el esfuerzo de contención de costes para mejorar la competitividad con una mayor flexibilidad laboral e incrementar el componente tecnológico de las exportaciones, además de la fiscalidad que atraiga inversiones y fomente el consumo».

Galán alabó la fuerte orientación exportadora vasca, diez puntos por encima del Estado, pero avisó de que «es necesario ampliar la diversificación de los mercados a los emergentes, porque Euskadi tiene margen para exportar más de lo que lo hace».

Costes superiores al 15%

Por su parte, el presidente de Tubacex, Álvaro Videgain, afirmó que sus factorías en Euskal Herria -en Laudio y Amurrio-, tienen unos costes salariales un 15% superiores a los de su fábrica en Austria y una jornada anual inferior, por lo que pidió moderación salarial. Videgain insistió en que en Laudio la jornada anual es de 1.656 horas, en Austria 1.752 y en Estados Unidos de 1.880 horas.

El presidente de Tubacex también se refirió a la polémica por abrir una nueva factoría en Cantabria. Según el presidente de Tubacex, esta inversión «se ha sacado de contexto en todo momento. Se limita a una planta para la terminación de tubos, con una inversión muy medida», se justificó.

Videgain insistió en que hay que «cambiar la rigidez del mercado laboral. Necesitamos una moderación salarial, nuevas formas de trabajar, más flexibilidad y movilidad laboral y menor conflictividad, que está muy ligada a la dinámica de algunos sindicatos que llegan a politizar los conflictos», añadió.

 

Contra sindicatos. Entre sus quejas sobre la situación económica actual, el presidende de Tubacex, Alavaro Videgain, lamentó que «algunos sindicatos llegan a politizar los conflictos».