12/11/2013

Un falangista lleva a los juzgados a un militante del movimiento memorialista
Nerea GOTI
P011_f02_7535

Eduardo González, miembro de la Plataforma Vasca para la Querella contra los Crímenes del Franquismo en Argentina, declaró ayer en el Juzgado de Instrucción número 7 de Bilbo, denunciado por «amenazas y coacciones» por José Ignacio Irusta Sánchez, un conocido ultraderechista «imputado por terrorismo de extrema derecha», que está pendiente de juicio en la Audiencia Nacional y que interpuso la denuncia después de aparecer de forma provocadora en una reciente manifestación en Bilbo.

Paradójicamente, la citada denuncia, interpuesta por quien es uno de los líderes de Falange y Tradición, tiene origen en la manifestación celebrada en Bilbo el pasado 15 de junio contra la impunidad del franquismo. Diferentes colectivos antifascistas y memorialistas denunciaron entonces la aparición del falangista en pleno recorrido de la manifestación en «actitud provocadora», «sonriente» y «desafiante». «Ataviado con la clásica camisa azul -señalaron integrantes de la plataforma memorialista-, intentó provocar a los manifestantes».

Eduardo González, que figuraba como responsable de aquella manifestación, recibió la denuncia en setiembre, tres meses después de la movilización. A puertas de los juzgados de Bilbo, González reconstruyó brevemente lo sucedido. Contó que al paso de la manifestación de por la Plaza Moyúa, el jefe de la Policía Municipal de Bilbo fue testigo de la primera aparición del ultraderechista, que volvió a exhibirse ante los manifestantes por segunda vez en la Gran Vía. En ambos casos, la marcha se detuvo ante su presencia y se le invitó a abandonar el lugar, remarcó González, quien recordó que Irusta Sánchez representa la «impunidad» y suponía una «amenaza» obvia para los participantes en la marcha, entre ellos gudaris y milicianos de más de 90 años que se manifestaban en Bilbo.

«Tolerancia cero»

«Tras haber estado detrás de las amenazas de muerte contra militantes de izquierda y de atentados contra símbolos antifranquistas en Navarra, este peligroso elemento se dio el lujo de aparecer en una movilización por la memoria histórica, en la que se encontraban sus amenazados, y ahora se atreve a denunciarnos», denunció la plataforma.

Así las cosas, representantes de los movimientos que integran la iniciativa memorialista se concentraron ayer en Bilbo durante la declaración de González, tras una pancarta con el lema «Frankismoaren zigorgabetasunari tolerantziarik ez!».

Eduardo González denunció que Irusta Sánchez lleva años pendiente de juicio en la Audiencia Nacional tras salir en libertad con una pequeña fianza que fue abonada por el conocido ultra Ricardo Sáenz de Ynestrillas, y situó en paralelo la realidad de las víctimas del fascismo. «Hace seis años que el fascismo mató en Madrid a Carlos Palomino, que un 20-N nos quitaron a Josu Muguruza y a Santi Brouard y un 8 de diciembre a Aitor Zabaleta», apuntó.