14/04/2014

Pello Urizar acusa a Iñigo Urkullu de falsear la realidad socioeconómica

El parlamentario de EH Bildu Pello Urizar acusó ayer en Bilbo al lehendakari, Iñigo Urkullu, de «falsear la realidad» con «discursos triunfalistas». En un acto político en la plaza Unamuno, Urizar denunció que la política social y económica que lleva a cabo el Ejecutivo jeltzale es «un fracaso» porque, además de no ser «capaz de hacer frente a las consecuencias de la crisis», está generando «más desempleo y pobreza».

GARA
P012_f02_148x100

En su intervención en el acto que EH Bildu celebró en el Casco Viejo bilbaino, Pello Urizar afirmó que, a pesar del «idílico paisaje» que pretende «vender» el Gobierno autonómico, los primeros 500 días de mandato dejan datos «muy graves». Por ello, instó a abandonar los «discursos triunfalistas» y «cambiar de raíz las políticas».

A su entender, la política social y económica del Gabinete Urkullu resulta «desastrosa» y supone «un fracaso», teniendo en cuenta que no es «capaz de hacer frente a las consecuencias de la crisis». En este sentido, lamentó que haya «más de 178.000 personas en desempleo» en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa y la mitad de las personas no cobran ninguna prestación. Por ello, censuró que el Gobierno intente «vendernos que Euskadi está saliendo del agujero».

El parlamentario de EH Bildu advirtió de que, a los datos de paro, se suma el incremento de la pobreza que, hoy día, ya no afecta solo a quienes se encuentran en desempleo. De este modo, denunció que el 20% de la población está en riesgo de pobreza y más de 110.000 personas viven en una «pobreza severa», algo que es «inaceptable en la Europa del siglo XXI».

Urizar denunció que, pese a esta situación, el Ejecutivo ha presentado un Plan de Empleo que es un «copia-pega» del anterior y le preguntó «dónde están los 13.000 puestos de trabajo» previstos. En este contexto, insistió en que «no podemos conformarnos» porque «resulta hiriente que, mientras miles y miles de personas están en una situación de pobreza, el señor Urkullu se dedique a pregonar discursos triunfalistas que falsean la realidad, y no ofrezca políticas eficaces». Subrayó que el desempleo y la pobreza no son «consecuencia de fenómenos meteorológicos», sino de políticas gubernamentales «desastrosas».

En esta línea, censuró que el Ejecutivo jeltzale pretenda convencer de que «las medidas de recorte son impuestas por Europa y Madrid, y que no queda más remedio que obedecer». «Será por eso que el PNV pacta con el PP y el PSOE el desmantelamiento de la única entidad financiera de control público que le queda a Euskal Herria», afirmó el dirigente soberanista en referencia a Kutxabank.

También le criticó que destine «500 millones anuales» para el desarrollo del TAV -«que dicen adelantan ellos, aunque Madrid no devuelve ni un euro-, para un tren que no sabemos a dónde nos va a llevar, pero que tampoco sabemos si lo vamos a poder mantener». Para Pello Urizar, aunque los responsables del Gobierno se «llenen la boca» diciendo que «hacemos las cosas mejor que en España», en realidad «vamos directos al mismo precipicio».

Urrea denuncia que mujeres y jóvenes no son «prioritarios»

La parlamentaria de EH Bildu Diana Urrea denunció en el acto político del Casco Viejo bilbaino de ayer que para el lehendakari Urkullu no son «su prioridad las personas desempleadas, las desahuciadas, las inmigrantes, las que viven bajo el umbral de la pobreza, las que no superan los obstáculos cada vez mayores para recibir ayudas sociales».

En esta línea, denunció que el programa Lehen Aukera del Gobierno de Lakua apuesta por «precariedad y más precariedad» para los jóvenes al plantear «becas con jornadas completas por sueldos de 500 euros». Urrea acusó a los jeltzales de tratar de reactivar la economía con políticas que aumentan los beneficios empresariales «a costa de la precariedad» y con el objetivo de «alimentar los bolsillos de los amigos de Urkullu».

En este sentido, la representante soberanista recordó que en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa la tasa de paro entre los jóvenes alcanza el 36% de la población y lamentó que exista una gran desigualdad salarial entre hombres y mujeres en la CAV, que situó en 7.000 euros. Asimismo, Urrea recordó que el 85% del trabajo a tiempo parcial es desarrollado por las mujeres.