31/05/2014

Urkullu censura a Bergara, pero no cree que sus palabras fueran racistas

El inquilino de Ajuria Enea afirmó ayer que las declaraciones del alcalde de Sestao no son racistas, a pesar de haber llamado «mierda» a los inmigrantes. A su juicio, las grabaciones aportadas por SOS Racismo fueron manipuladas y tienen por objeto perjudicar al PNV.

Ion SALGADO GASTEIZ
P003_f01
CONTRA SOS RACISMO. El lehendakari echó mano de un documento de ELA para cargar contra SOS Racismo. Urkullu leyó ante los presentes un texto en el que se acusa a esta organización de presionar a los policías locales de Sestao para lograr que estos abandonen el municipio vizcaino.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, rechazó ayer las «inadecuadas» declaraciones del alcalde de Sestao, Josu Bergara, que en una reunión celebrada en junio de 2013 pronunció exabruptos xenófobos contra extranjeros y gitanos. En las grabaciones aportadas por SOS Racismo, que la semana pasada presentó una denuncia contra el primer edil por negarse a empadronar a inmigrantes, se escucha al regidor llamando «mierda» a las personas migrantes. «La mierda ya no viene. Si no, la echo», subrayó el jeltzale, que pidió disculpas tras matizar que hablaba de delincuentes, no de inmigrantes.

Urkullu, que no quiso valorar la denuncia de SOS Racismo, señaló que las palabras de Bergara no son racistas. «No hay una actitud racista en las instituciones vascas gobernadas por el PNV, ni en el Ayuntamiento de Sestao, ni en los partidos políticos representados en el pleno. Ni tampoco hubo voluntad racista en las palabras del alcalde», señaló, en respuesta a las preguntas formuladas por la parlamentaria de EH Bildu Diana Urrea y por el representante de UPyD, Gorka Maneiro, en el pleno de control de la Cámara de Gasteiz.

«Así lo han confirmado los colectivos de inmigrantes, quienes han aceptado las disculpas y han reconocido la trayectoria de Bergara. Y así lo han reconocido las inmobiliarias con las que se reunió el alcalde, que han confirmado que en ningún momento hubo declaraciones racistas y que se ha producido una manipulación», destacó tras manifestar que, a su parecer, se ha dado un uso «partidista» a las grabaciones.

A este respecto, criticó que SOS Racismo publicara las grabaciones cuatro días antes de las elecciones europeas. «Se ha producido un cálculo injustificable por parte de alguien que pretende ahora subrayar la gravedad de un tema que no denunció en su debido momento», añadió.

Empresarios, preocupados

El lehendakari también remarcó que el problema al que se enfrenta la ciudadanía de Sestao «está muy circunscrito y localizado, es la falta de civismo en una zona concreta de Sestao. Un incivismo que no está relacionado con la inmigración, sino con la delincuencia. Este es es el problema que nos ocupa».

«El problema que abordamos es de delincuencia, de incivismo, de personas que no respetan las normas de convivencia en una zona determinada y el Gobierno está comprometido en su solución», concluyó.

Ciudadanos insisten en el derecho a ser empadronados

En un escrito remitido a distintas instancias del Ayuntamiento de Sestao, Cámara autonómica, Ararteko y Fiscalía de Barakaldo, 59 personas que participan en la iniciativa Ongi Etorri insisten en el derecho ciudadano a estar empadronado y en la obligación de las autoridades a inscribirles por encima de cualquier tipo de argumento de índole político o de movimiento vecinal en contra del asentamiento de esos seres humanos en una localidad.

En su documento, resaltan que no existe factor alguno para rechazar esa inscripción en el padrón, como se defiende desde la Alcaldía de Sestao y algunos vecinos, aunque los promotores de la iniciativa añaden que situaciones como la que se vive en esa localidad vizcaina se han repetido en otras. Apostillan que el apoyo, por mayoritario que sea, a ese veto al empadronamiento o a la apertura de centros de culto, no está amparado por la legislación.

La reflexión coincide con el oficio que el jueves remitió el Ararteko al Consistorio de Sestao, en el que le pide la relación de solicitudes de empadronamiento que han sido denegadas en los últimos tres años y su justificación, haciendo mención especial a las que se refieren a menores. En tres ocasiones, le ha instado al alcalde a que inscriba a personas migrantes y en dos lo ha rechazado formalmente. A.G.