14/03/2015

Mediados de marzo y ya es una final

En otra nueva semana traumática, los rojillos están obligados a romper la racha de cinco derrotas consecutivas si no quieren dar con sus huesos en el descenso. Mateo medita cambiar la disposición táctica hacia un 4-1-4-1 que agrupe líneas y deje menos espacios.

Natxo MATXIN
P033_f01

OSASUNA-ALCORCÓN

Pese a todos los contratiempos institucionales y deportivos, nadie esperaba que Osasuna estuviese a mediados de marzo pendiente de disputar un envite tan trascendental para mantenerse en una categoría a la que bajó el ejercicio anterior. Pero lo cierto y triste es que es así. A la escuadra rojilla le restan todavía quince partidos por disputar y, sin embargo, ello no es obstáculo para que el encuentro de hoy sea tildado como una «final».

El técnico de la primera plantilla, José Manuel Mateo, no tuvo ningún reparo en reconocerlo así porque, entre otras cosas, no se ve de otra manera en el entorno después de haber encadenado cinco derrotas consecutivas y haberse quedado el equipo a solo dos puntos del descen- so. El club, además, ha adoptado a lo largo de la semana medidas extraordinarias para incentivar la afluencia de público -entradas más baratas para los socios- y motivar a los jugadores, con la iniciativa de abrir el vestuario a los aficionados para que dejen sus mensajes -de apoyo o queja- escritos en él.

Ahora solo resta que quienes salten al césped hayan captado el recado de que hay que redireccionar o esto va directo al abismo. O se produce una reacción inmediata o el Alcorcón se sumará a la pléyade de rivales que le han acabado mojando la oreja a los anfitriones, máxime teniendo en cuenta la intensidad de la que hacen gala los dirigidos por José Bordalás, quien sonase con fuerza en verano para dirigir a Osasuna.

La escuadra navarra deberá poner la misma rasmia que su rival y bastante más acierto del que mostró en El Sardinero si quiere variar su errática trayectoria. Para ello, el dibujo sobre el verde podría cambiar hacia un 4-1-4-1 con el que Mateo se siente más cómodo y que ha venido poniendo en práctica en el Promesas con bastantes buenos resultados. La insistencia del preparador iruindarra a la hora de corregir errores tácticos debería comenzar a sentirse a ras de césped y plasmarse en un bloque bastante más sólido atrás, con conexión entre líneas y presencia en el área contraria.

Caras nuevas en el once

A priori deberá producirse el regreso al equipo titular de los tres futbolistas que fueron sancionados la pasada jornada -Javier Flaño, Vujadinovic y Merino- y habrá que ver quién ocupa esa posición de enganche entre defensa y medular tan importante en un 4-1-4-1, si finalmente se aplica hoy.

Rauol Loé, con el que ha ensayado Mateo entre semana, o Nekounam se disputan el puesto, aunque ahora mismo ninguno de los dos está muy fino que digamos. El camerunés ha encadenado errores una jornada sí y otra también tras regresar de la Copa de África y al iraní no se le ve excesivamente motivado.

Mateo: «Es el momento de dar, no siempre podemos pedir»

Es la enésima ocasión en la que la hinchada se vuelca con el equipo, sin que este haya acabado de corresponderle todo ese esfuerzo. El técnico rojillo, José Manuel Mateo, es consciente de ello. «Los mensajes que nos está dejando la afición en el vestuario son un plus. Todas estas iniciativas son buenas y en los veinte años que llevo aquí nunca nos ha fallado. Pero es el momento de dar, porque siempre no podemos pedir y pedir», aseguró.

Es lo que va a intentar transmitirles a los suyos en los momentos previos al choque frente al Alcorcón, con el objetivo de tratar de motivarlos y volver a la senda del triunfo. «Este partido es muy, muy, muy importante. Tenemos que afrontarlo como si fuese una final con el apoyo de la gente, que no nos va a fallar», especificó.

Un encuentro para el que espera «crecer desde lo táctico -un mensaje que ya lanzó antes del envite en El Sardinero-, además de juntar las líneas para ser un equipo más agresivo e intenso. Vamos corrigiendo cosas y cada vez lo hacemos mejor». Inevitablemente preguntado por todo lo que rodea a la actualidad rojilla, Mateo insistió en que el club «se tiene que agarrar a lo deportivo y ahí es donde nosotros tenemos que aportar para ver la luz».

En el otro lado de la balanza, el míster del Alcorcón, José Bordalás, analizó a Osasuna como un conjunto que «ha tenido cierta irregularidad, pero es un equipo que se ha impuesto a rivales importantes, tiene jugadores que el año pasado estuvieron en Primera División y son capaces de ganar a cualquiera. Van a responder».

N.M.

Se guardará un minuto de silencio por Sabino

Antes del inicio del encuentro entre Osasuna y Alcorcón se guardará un minuto de silencio por el fallecimiento el pasado día 6 del mítico delantero rojillo Sabino Andonegi. Los jugadores rojillos portarán, además, brazaletes negros por la muerte del que fue uno de los mayores goleadores, tanto en Primera como en Segunda, de la historia de la escuadra navarra.

El Alcorcón vuelve a El Sadar tres décadas después

Han tenido que pasar 30 años para que el Alcorcón vuelva a visitar El Sadar, esta vez con ambas escuadras en la misma categoría. La anterior ocasión en que los alfareros visitaron el estadio iruindarra fue el 27 de noviembre de 1985 para disputar la tercera ronda copera. Los rojillos ya habían ganado 0-1 en la ida y golearon 5-0 en El Sadar.