Iñaki Iriondo

Reacciones a los recortes impuestos por Lakua a la RGI de familias monomarentales

Organizaciones feministas y por los derechos sociales convocan una concentración en contra de los recortes impuestos por Lakua a la RGI de familias monomarentales. EH Bildu ha presentado una proposición no de ley pidiendo la revocación de esta instrucción.

Oficina de Lanbide del barrio de Antiguo, en Donostia. (Juan Carlos RUIZ/FOKU)
Una oficina de Lanbide en Donostia. (Juan Carlos RUIZ/FOKU)

Por una instrucción interna remitida a sus empleados el 14 de diciembre, adjunta a esta noticia, Lanbide ha cambiado su «práctica habitual» de seguir considerando «unidad convivencial» durante dos años a una familia monomarental que por la crisis volviera a vivir con otras personas. En adelante, solo será así hasta que la criatura tenga dos años, como NAIZ informó el 15 de enero.

Ante este cambio de criterio, contra el que existen sentencias judiciales, organizaciones feministas y por los derechos sociales han convocado una concentración, de la que se informará este viernes, contra «la decisión de los partidos que conforman el Gobierno Vasco de recortar la asistencia a personas con menores».

Denuncian que «este nuevo recorte lo sufrirán principalmente aquellas mujeres que se ven obligadas a volver a casa de sus familiares más directos por no poder hacer frente a empleos precarios, abusivos alquileres y el alto coste de la cesta de la compra y de recursos básicos como la luz».

Según la interpretación de la ley que hasta el 14 de diciembre aplicaba Lanbide, una persona con un menor a cargo que se viera obligada a convivir con otras personas podía seguir teniendo la consideración de «unidad convivencial diferenciada» durante 24 meses desde que cambiara de domicilio o desde que solicitara la RGI. Sin embargo, en adelante, solo podrá hacerlo durante los primeros 24 meses desde el nacimiento o la adopción. Es decir, nadie con una criatura de más de dos años puede acogerse a ello.

EH Bildu lo lleva al Parlamento

EH Bildu ha registrado una proposición no de ley en el Parlamento en la que solicita que Lanbide deje sin efecto su instrucción del pasado 14 de diciembre que sostiene que «en la práctica impide que madres con menores a su cargo puedan acceder a la RGI». La parlamentaria Nerea Kortajarena ha declarado que «en la actual situación de crisis toda interpretación de la norma debe ser expansiva, no restrictiva»

Para Kortajarena, el cambio de criterio de Lanbide perjudica notablemente a muchas personas, sobre todo mujeres, y no tiene ninguna justificación. Por ello, la iniciativa parlamentaria de EH Bildu insta a Lanbide, primero, a anular su instrucción y, segundo, a que revise de oficio todas las solicitudes de ayuda que se hayan denegado en aplicación de la citada instrucción para proceder a la concesión de la RGI.