Huelga contra la bajada de sueldos en los centros gestionados por Avanvida en Nafarroa

Los centros Félix Garrido de rehabilitación psicosocial para personas con transtorno mental gestionados por Avanvida en Egues, Tutera y Lizarra han iniciado una huelga contra la rebaja de salarios de entre 100 y 300 euros mensuales aplicada por la empresa a parte de la plantilla.

Naiz|24/06/2019 12:47

Según ha indicado en conferencia de prensa Silvia Guillén, del sindicato ELA, la huelga será de una semana y, si Avanvida no rectifica, para septiembre se podrían plantar una huelga indefinida.

El conflicto, ha dicho, surge por la «decisión injusta y arbitraria» de suprimir el «complemento de capacitación», que reconoce la antigüedad y la experiencia.

Avanvida, ha precisado Guillén, dice que sigue así las directrices de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas, ya que en el convenio del sector de la discapacidad se prevé el abono de este complemento pero a los cuatro años de aprobado.

Para ELA, sin embargo, lo que dice el convenio es a los cuatro años de antigüedad en la empresa, un requisito que sobradamente cumplen las trabajadores de los centros citados, y de hecho ha presentado una demanda colectiva en los tribunales por «modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo».

Al respecto Elisa Vázquez, del centro de Egues, ha indicado que de 50 trabajadoras, 40 están afectadas por la medida ya que tienen doce años de antigüedad.

Tras destacar que se trata de personal cualificado, con trabajadoras sociales, terapeutas ocupacionales, psicólogas y educadoras, entre otras titulaciones, la representante de ELA ha criticado que ni Avanvida ni el Gobierno de Nafarroa, propietario de los centros, hayan respondido a la petición de reunión que se les ha hecho.

Y ha subrayado que este es un conflicto que «afecta a un sector feminizado y precarizado».

En apoyo de las trabajadoras, una usuaria ha destacado la «excepcional» atención personal y profesional que les dan, una atención «de calidad», y una familiar de otro usuario ha sostenido que desempeñan «un trabajo estupendo» por el que «merecen cobrar lo que les corresponde».