El Gobierno navarro prevé convocar un total de 127 plazas de bomberos hasta 2023

El vicepresidente del Gobierno de Nafarroa Javier Remírez ha informado en el Parlamento navarro que prevé convocar 127 plazas de bomberos en el periodo 2020-2023, 37 de ellas este mismo año.

Naiz|18/09/2020
Bomberos
Vehículos de bomberos de Nafarroa durante un reciente operativo. (@bomberos_na)

En una comparecencia solicitada por EH Bildu para conocer la planificación de las ofertas de empleo público para esta legislatura en los puestos de bombero, Remírez ha reconocido que el servicio arrastra «necesidades y carencias», pero también ha señalado que «no pueden resolverse de un día para otro».

Por eso el plan busca atender las necesidades estructurales y las previsiones de jubilación y regularización de plantilla con 37 plazas de bomberos que se convocarán en la OPE de este año, siete de ellas correspondientes a 2019, y 30 más en cada ejercicio hasta 2023.

Se trata, ha dicho Remírez, de «un servicio esencial» por sus funciones y por su dedicación, «un pilar de los servicios que la administración presta a la ciudadanía en momentos determinantes», incluso con vidas en juego y en los que «una respuesta profesional puede ser decisiva».

De ahí que el objetivo sea disponer de un servicio de Bomberos «suficiente, eficiente y más competente» para «ofrecer la mejor respuesta posible a la ciudadanía en momentos decisivos conocedores de su importancia vital».

Y al respecto ha puntualizado que el año pasado el servicio de Bomberos realizó 12.414 intervenciones, de ellas 6.382 de salvamento, 2.588 en incendios, 1.887 asistencias técnicas, 1.159 maniobras en parques, se completaron 441 operaciones correspondientes a accidentes de tráfico, y 350 rescates (46 en el medio acuático y 178 en montaña) .

Un servicio «integral», ha subrayado el vicepresidente, que ha asegurado que es «un referente» al ser «un servicio único, integrado, con amplia cartera para toda Navarra» y que cuenta con «servicios forestales y sanitarios, además de grupos especializados de rescate».

Ha destacado asimismo que dispone de «personal motivado, implicado con la profesión y comprometido con el servicio a la ciudadanía, con grandes capacidades y conocimiento técnico, experto en sistema de prevención y uso de los recursos materiales específicos».

El vicepresidente ha puesto también en valor el trabajo que realizan con otras comunidades vecinas y zonas de Ipar Euskal Herria para coordinar y mejorar tiempos de respuesta, otro «punto fuerte» más que, como el resto de los que tiene el servicio, el Gobierno quiere mejorar «con una apuesta convencida».

Ha insistido sin embargo en que «se parte de una situación complicada por importantes déficit de recursos humanos y materiales que ahora no se pueden resolver de un plumazo» y por eso la necesidad de un plan estratégico 2020-2023.

Con él se persigue desde el punto de vista de los recursos humanos asegurar la plantilla, con una media de 47 años, también en las plazas de mandos, y para ello hay que «anticipar las convocatorias a las jubilaciones», ya que no se dispone ni de listas de contratación ni se pude dar cobertura una vacante en el momento que se produce, y con ello reducir el número de horas extras que se realizan.

Remírez ha indicado por último que esta dotación de recursos humanos ayudará a solventar otras deficiencias organizativas y carencias funcionales de coordinación y supervisión que también presenta el servicio.

Y para avanzar en todas las necesidades que tiene el servicio ha anunciado una reunión con los sindicatos el día 22 para tratar sobre el reglamento del servicio, los mínimos en los parques y la valoración de los puestos de trabajo en Bomberos y SOS, al tiempo que ha destacado la necesidad de avanzar en la mejora de la coordinación de los servicios de emergencia.

Terminada su intervención, en su turno todos los portavoces parlamentarios han mostrado su apoyo a la convocatoria de plazas para dotar al servicio de Bomberos del personal necesario y estabilizar plantilla, cuyas carencias han reconocido también todos en un cruce de reproches sobre la responsabilidad de cada partido en las mismas.