Alvaro  Reizabal
Alvaro Reizabal
Abogado

¡Apaga y vámonos!

La situación es insostenible, pues todo apunta a que en el futuro próximo los precios no solo no van a bajar, sino que van a continuar batiendo récords día a día.

Hace unos días se debatía en el Congreso de los Diputados de Madrid la convalidación del Decreto Ley elaborado por el Gobierno español para tratar de paliar la imparable escalada del precio de la electricidad y de otros combustibles. Las medidas que en el mismo se contienen afectan a los extraordinarios beneficios que las eléctricas están obteniendo como consecuencia del sistema de determinación del precio, que les permite cobrar la energía a lo que les costaría si la produjeran con gas natural, que es la forma mas cara de producción, aunque, realmente, la estén obteniendo por medios mucho mas económicos como las energías renovables, sean eólicas, solares o hidráulicas. Y así se explica que, en su desmedido afán de beneficios, se dediquen a dejar los pantanos bajo mínimos con el consiguiente perjuicio para el ecosistema, con tal de cobrar lo producido con el agua almacenada a precio de oro, o sea, lo que vulgarmente se dice dar gato por liebre.

Ante la tramitación de estas medidas los jerifaltes del oligopolio eléctrico hablan de feroz intervencionismo y amenazan con sabotajes, como dejar a la sociedad sin suministro eléctrico cerrando las nucleares de sus amores.

La situación es insostenible, pues todo apunta a que en el futuro próximo los precios no solo no van a bajar, sino que van a continuar batiendo récords día a día, máxime si se tiene en cuenta que el frío está al caer y que los problemas geoestratégicos entre los proveedores de gas pueden disparar su precio. Así que parece que algo había que hacer.

Por eso llama poderosamente la atención lo ocurrido ante semejante tesitura, y es que la representante del PNV Idoia Sagastizabal, tras reconocer que en la disposición se contienen medidas positivas para los consumidores y para el sistema de subastas, añade que puede tener repercusión negativa para la industria y se abstiene. Idoia lucía collar rojigualda de espectacular tamaño, lo que probablemente facilitó que agachara la cerviz, pero si en esta tesitura el PNV no tiene nada que hacer y se abstiene, ¡apaga y vámonos!

Recherche