0 commentaires

Wonderful World

Aunque los tiempos se nos llenen de espantos el Mercado siempre vela por la vida y la naturaleza. Para demostrarlo les daré tres noticias. No son tan crueles como el hambre pero explican este mundo mejor que la miseria.

La primera ocurrió hace como 20 años. La Federación Alemana de Golf ponía en marcha un millonario programa de investigación para averiguar si comer pelotas de golf perjudicaba la salud de las vacas alemanas. ¿Tanta hambre pasaban las vacas alemanas? ¿Las investigarían a todas o solo a las que pastasen cerca de los campos de golf? ¿Saldría con hoyos la leche de una vaca alemana? ¿Por qué no comían pelotas de tenis? No supe más sobre el caso.

La segunda noticia, más reciente, me provocó el mismo sobresalto. Salía al mercado la primera pelota de golf ecológica y biodegradable con la que practicar ese deporte en los cruceros y sin contaminar el mar. La “ecobioball” se biodegradaba en cuanto caía al agua liberando alimentos que llevaba en su núcleo para gozo de sardinas y bacalaos. Así contribuía esa empresa a cuidar el medio ambiente y evitar el cambio climático.

La tercera noticia se publicará mañana. Según las últimas encuestas, el 75% de los hombres que ganan torneos de golf en los cruceros por el Mediterráneo, consumieron de niños leche de vaca alimentada con pelotas de golf.

(Preso politikoak aske)

/