Xabier Isasa se confirmó en la Vuelta a Madrid como un corredor de pruebas por etapas

Su segundo puesto en la general final entre dos corredores del Basso flamenco tiene más valor por su exhibición de fuerza y de carácter cuando perdió el líderato. Tiró del pelotón durante 30 kilómetros para recortar tiempo a una fuga de 36 ciclistas con sus rivales que le impidió ganar la prueba.

Xabier Isasa lleva los colores del Laboral Kutxa en su segunda temporada en la categoría sub’23. (Oskar MATXIN/FOKU)
Xabier Isasa lleva los colores del Laboral Kutxa en su segunda temporada en la categoría sub’23. (Oskar MATXIN/FOKU)

Xabier Isasa (Urretxu, 2001) confirmó la pasada semana en la Vuelta a Madrid sub’23 su condición de corredor de pruebas por etapas que ya apuntó al ganar el último día en su segundo año junior la Vuelta a Iruñea en una edición en la que los siete corredores que quedaron por detrás suyo fueron extranjeros.

Recuerda que «en juniors anduve bastante bien, logré siete u ocho victorias, aunque tuve algunos problemas ese año. No me esperaba ganarla porque había gente de Inglaterra, Bélgica, Colombia... Fue una sorpresa, pero acabé muy contento».

Ya se había comprometido con el Grupo Eulen para pasar al campo amateur, aunque al final de temporada tras el confinamiento decidió acabar como independiente y subió al podio como tercer clasificado en el Campeonato de Euskadi y como segundo en Oñati y el Gervais.

Desde diciembre trabaja con Jorge Azanza, director de Euskaltel, como preparador al pasar al Laboral Kutxa. Tras un inicio de temporada complicado por un positivo de covid y por la importancia que da a los estudios de IVEF en Gasteiz demuestra desde su participación en el Giro sub'23 su buen momento de forma con segundos puestos en la general de la Vuelta a Madrid, Leintz Gatzaga, donde dejó ganar a su compañero Ailetz Lasa, Antzuola y el Gervais otra vez.

Participar en el Giro ganado por Juan Ayuso y con muchos equipos continentales fue para el guipuzcoano «una experiencia muy bonita. Me caí el tercer día y las siguientes etapas tenía mucho dolor y fui mal, a terminar, pero los últimos cuatro días me encontré bastante mejor. Es increíble correr con los mejores del mundo de mi categoría, de todos los países. Era como correr con profesionales».

Un error que costó la victoria

Xabier Isasa, que ya tuvo la oportunidad de correr con profesionales la Clásica de Valencia al inicio de temporada, ha aprovechado la forma del Giro en la Vuelta a Madrid, donde un error le impidió mantener el liderato al permitir el Laboral Kutxa una escapada de 36 corredores en la que estaban sus principales rivales.

Explica que «el día anterior nos atacaron por todos los sitios y estuvimos todo el día saliendo a todos los ataques para conservar el liderato. Al siguiente pensamos que hasta el kilómetro 40 la carrera iría tranquila, que no podíamos salir a todos, y se hizo un corte tan grande que no pudimos alcanzarlo».

Tras reventar todo el equipo, Isasa asumió en primera persona la defensa del liderato y fue capaz de recortar la desventaja y salvar la segunda plaza: «Desde el kilómetro 10-15 tiramos toda la etapa, adelante había 36 corredores buenísimos y, después de todo el trabajo que hizo mi equipo en 100 kilómetros, no podía dejar que llegasen sin esforzarme. Los últimos 30 kilómetros estuve tirando y con el tiempo que recorté no me supo tan mal perder el liderato, aunque después de la etapa estábamos con rabia por cómo se escaparon, aunque rápidamente pensamos en intentar ganar el último día y no le dimos muchas vueltas».

Compartió el podio con dos corredores de más edad del Basso: «Es un equipo que corre por toda Europa, son ciclistas más hechos que nosotros. Terminar segundo no es lo mismo que ganar, pero acabamos contentos».

«En las vueltas, mucho mejor»

Ha demostrado en sus dos únicas vueltas como amateur que le van las pruebas por etapas: «Casi todo lo que corremos son pruebas de un día y yo en las vueltas me encuentro mucho mejor. A los demás les cuesta mucho recuperar los esfuerzos y yo recupero bien».

Además es un corredor completo porque con 1.85 y 69-70 kilos contrarrelojea y sube con los mejores: «En las rampas muy duras me cuesta un poco, pero en los puertos normales para mi altura y peso subo bastante bien. En llegadas masivas no me atrevo a meterme, pero en grupos reducidos sprinto bastante bien».

Isasa no tiene carrera esta semana y la próxima empezará con las clásicas del calendario vasco de agosto y «en setiembre me gustaría hacer bien la Vuelta a Valencia».

No se obsesiona con pasar al ser de segundo año: «Soy aún bastante joven y me lo tomo con tranquilidad. En el equipo hay gente más mayor y ellos tienen más prioridad o presión por pasar arriba. Con el equipo estoy muy bien, en especial con Jorge Azanza, que me ha amoldado los entrenamientos a mis sensaciones y a los estudios».