Corresponsabilidad social de los cuidados: de tarea pendiente a cuestión urgente

Las políticas de conciliación y corresponsabilidad son ahora más imprescindibles que nunca para contribuir a sostener el sistema productivo, permitiendo el sostenimiento de los hogares con el equilibrio necesario entre dedicación al trabajo y el cuidado de los y las menores como futuro de nuestras sociedades.

29/05/2020

Ya es casi definitivo: las aulas cerrarán sus puertas en Navarra hasta el curso próximo en todos los niveles educativos salvo 2º de Bachillerato. Este hecho dibuja un escenario de padres y madres en diferentes situaciones de empleo y desempleo, y un montón de criaturas sin clases y, por tanto, en sus casas.Dejando de lado en esta reflexión el aspecto educativo, ¿cómo organizar nuestras vidas laborales y familiares durante estos meses con hijos e hijas en casa? No encontramos en el panorama político navarro ni estatal muchas referencias a cómo se va a articular el asunto de la conciliación de la vida laboral y familiar en esta nueva normalidad. Hace unos días la presidenta Chivite pedía al Gobierno central en la conferencia de presidencias autonómicas «concretar cuanto antes medidas de conciliación». Una prisa que, después de dos meses de confinamiento en diversos grados, no viene dada tanto por la crisis producida por la pandemia (que también) sino porque ya partimos de un escenario donde las medidas encaminadas a la conciliación de la vida laboral y familiar son insuficientes. Esta carencia de recursos para la conciliación hasta ahora repercutía principalmente en las vidas de las mujeres, con lo que en la nueva normalidad ese impacto no hará otra cosa que agravarse si no nos ponemos manos a la obra. Si antes de la pandemia íbamos tarde, ahora mucho más tras el cierre casi total de los colegios para este curso.

Es un hecho que, estando plenamente incorporadas al mercado de trabajo, es en las mujeres en quienes recaen principalmente las tareas de cuidado de menores y familiares dependientes. En el año 2017 en Navarra, el 93% de las excedencias por cuidado de hijos e hijas fueron solicitadas por las madres y únicamente un 7% por los padres. Además, de las 279 solicitudes de excedencia solicitadas para cuidado de familiares, 229 de ellas fueron solicitadas por mujeres y 50 por hombres. La insuficiencia en las medidas de conciliación tanto por parte de las administraciones públicas como por parte de las empresas hace que sean las familias y, dentro de ellas, principalmente las mujeres quienes asumen las tareas de cuidado de menores y personas dependientes, teniendo que colocar en un segundo plano su vida laboral.

A nivel normativo las medidas de conciliación se han centrado principalmente en el nacimiento y los primeros meses de vida, con permisos de maternidad y/o paternidad, permisos de lactancia de obligada negociación con la empresa, y reducciones de jornada o excedencias no retribuidas. Recursos parciales que se limitan a periodos concretos y que impactan en las carreras profesionales de las mujeres, sin abarcar de forma global y con una perspectiva más amplia el tema de los cuidados. En general, las medidas no atienden las necesidades específicas de los diversos modelos de familia (hogares monomarentales, por ejemplo) o los colectivos más vulnerables, o la flexibilización de las jornadas y los lugares de trabajo, salvo en ámbitos concretos como la administración pública. El escenario de las medidas de conciliación prepandemia era, obviamente, insuficiente y por tanto, generador de desigualdades para la mayoría social: mujeres, niños y niñas y sectores más desfavorecidos. Era ya antes tarea pendiente la articulación de una serie de medidas en materia de conciliación largamente reclamadas por diversos colectivos: desde organizaciones u organismos internacionales de protección de la infancia hasta el movimiento feminista. Tarea pendiente que ahora se transforma en urgente debido a la crisis del coronavirus y sus repercusiones sociales y económicas. Son necesarias medidas en el ámbito público, principalmente el incremento de plazas y recursos de atención infantil y de personas en situación de dependencia, con ratios de personas cuidadoras adecuados, horarios flexibles y precios asequibles para todo el mundo. Otras actuaciones pasan por favorecer excedencias retribuidas, garantizar una flexibilidad real de las jornadas con el criterio primordial del cuidado (jornadas diferentes en invierno y verano), ampliaciones de las condiciones de excedencias y permisos, prestaciones directas en función de renta, bonificaciones para empresas que fomenten la conciliación y la corresponsabilidad, ayudas a la contratación de personas cuidadoras en el domicilio, etc. Pero también son las empresas quienes pueden y deben articular otro tipo de medidas como la reorganización de los tiempos y lugares de trabajo (teletrabajo, flexibilidad horaria, desconexión digital obligada, bolsas de horas de libre disfrute) o la creación de guarderías o espacios de cuidado en los centros de trabajo. La responsabilidad de la conciliación de la vida familiar y laboral no debe ser cosa exclusiva de las mujeres. Es necesario que la sociedad en su conjunto asuma por fin el compromiso de los cuidados: administraciones públicas, empresas, hombres y mujeres. Mejorar las políticas de conciliación significará mejorar la situación de niños y niñas al favorecer un equilibrio adecuado entre la necesidad de los padres y madres de trabajar y de atenderles; avanzar en la igualdad de derechos al contribuir a romper con uno de los estereotipos más impactantes y discriminatorios en las vidas de las mujeres (el cuidado es cosa nuestra). Pero por encima de todo, las políticas de conciliación y corresponsabilidad son ahora más imprescindibles que nunca para contribuir a sostener el sistema productivo, permitiendo el sostenimiento de los hogares con el equilibrio necesario entre dedicación al trabajo y el cuidado de los y las menores como futuro de nuestras sociedades. En definitiva, son imprescindibles para una mejora global del escenario postpandemia en términos económicos y sociales, al permitirnos poner en práctica de forma literal aquello que tanto defendemos de colocar las vidas en el centro. Ojalá este asunto llegue de una vez a formar parte de la tan ansiada nueva normalidad.

Articles
Iñaki Egaña
11/07/2020
Iñigo Jaca Arrizabalaga
11/07/2020
Aitor Leiza Alberdi
11/07/2020
Aitziber Sarobe Egiguren
11/07/2020
Lettres
Jon Alonso, Gaizka Aranguren, Mikel Los Arcos, Mikel Diez de Ultzurrun, Patxi Zenikazelaia, Gerardo Hurtado, Fernando Zabalza, Iosu Chueca eta Aitor Pescador
11/07/2020
Juan José Dapousa Garma | Bilbao
11/07/2020
Gerardo Hernández Zorroza
10/07/2020
Juan Luis Mugertza Unanue
09/07/2020
Derniers posts
Fito Rodriguez
18/06/2020
Koldo Campos
15/06/2020